Herrera se proyectó para cuando le toque jugar contra la U: “Será llanterío por todos lados”

La reciente incorporación de Everton se refirió a su salida del conjunto universitario, sus metas con la escuadra viñamarina e incluso se refirió a la situación política de nuestro país.

Después de 15 años repartidos en dos periodos y un total de 13 títulos, Johnny Herrera puso fin a su paso por Universidad de Chile. El meta recaló en Everton de Viña del Mar, desde donde aprovechó de analizar su futuro en el fútbol chileno, referirse a su salida de los azules e incluso comentar la contingencia política del país.

“Me imaginaba acá, la verdad. En parte es por lo que hice. Estoy feliz de volver, no vengo a robar, creo que estoy súper vigente. Además, dejé buenos recuerdos, fuimos campeones luego de 32 años. Y la calidad de vida en Viña es impagable”, comentó el portero en entrevista con La Cuarta, en relación a su llegada al cuadro “ruletero”.

Herrera se refirió a sus últimos años con los estudiantiles: “Me llevaba súper bien con los dirigentes hasta el 2015. No me cuadró, por ejemplo, la forma en que llega Beccacece. Fue pésima. ‘Pepe’ Rojas sabía dos meses antes que se tenía que ir, fue feo. El nuevo DT estaba listo y nosotros estábamos con otro disputando una final. No entiendes cómo cresta pueden hacer tan mal las cosas”.

En dicho contexto, “Samurai” agregó: “Lo que me parecía mal lo dije y punto. Es mi forma y no la voy a cambiar hasta que me muera. Por ejemplo, repartimos los premios de forma pareja. Llegaban algunos argentinos y jugaban seguido, veían los premios y reclamaban, pero les decíamos que eran las reglas. Probablemente los ‘cabros’ van a tener problema con eso ahora”.

Además, el arquero se proyectó en un partido entre Everton y la U: “Será llanterío para allá, para acá, para todos lados, seguro. Sería ‘bacán’ que todo el estadio te quiera”.

Finalmente, el flamante refuerzo de los Oro y Cielo comentó la situación social de Chile y abordó al presidente Sebastián Piñera: “No es la solución que se vaya. No sé si le quedó grande el poncho, pero sí que pudo haber hecho mucho más. La gente esperó medidas concretas y no las tomó. Debe cumplir, tiene una aprobación como del 8 por ciento, eso es insólito en la historia de la democracia. Algo te dice”.