A siete meses de la Eurocopa, Luis Enrique deberá “construir” una selección en España

El sorteo para la Eurocopa que se celebrará este sábado en Bucarest, primer acto oficial del técnico tras su regreso al cargo después de unos meses de ausencia por la enfermedad y posterior fallecimiento de su hija Xana, debe servir para que se comience a hablar de la 'construcción' de la nueva "Roja" en esta segunda etapa de Luis Enrique.

Pese a clasificarse brillantemente para la Eurocopa, a siete meses del inicio Luis Enrique regresa al banquillo de la Roja sin contar con un ‘equipo tipo’ y con dudas sobre la continuidad de jugadores habituales en la etapa de Robert Moreno. Este sábado conocerá sus primeros rivales en la competición.

El sorteo para la Eurocopa que se celebrará este sábado en Bucarest, primer acto oficial del técnico tras su regreso al cargo después de unos meses de ausencia por la enfermedad y posterior fallecimiento de su hija Xana, debe servir para que se comience a hablar de la ‘construcción’ de la nueva “Roja” en esta segunda etapa de Luis Enrique.

En la rueda de presentación del miércoles, Luis Enrique dio sus explicaciones sobre la polémica marcha de Robert Moreno, que había sido su persona de máxima confianza y que le sustituyó en el cargo cuando el entrenador se apartó para dedicarse a su hija enferma.

La polémica no fue por el regreso de Luis Enrique, al que la federación le había dejado “las puertas abiertas” de la Roja para cuando decidiese volver a entrenar, sino por el momento y la forma en la que se despidió a Moreno.

Luis Enrique explicó que Moreno le manifestó su deseo de dirigir a España en la Eurocopa y después del torneo ponerse de nuevo a sus órdenes. “Entiendo que le haga ilusión ser seleccionador, pero para mí fue desleal. Yo jamás lo haría. La ambición desmedida para mi no es una virtud, es un gran defecto”, precisó.

Amistosos contra Alemania y Holanda

Cerrado el capítulo del relevo, Luis Enrique y la Roja deben pensar ya en el futuro inmediato. El tiempo apremia, pese a que España no volverá a jugar hasta marzo, cuando dispute dos amistosos ante Alemania y Holanda.

Este sábado conocerá sus primeros rivales de la Eurocopa y si el sorteo es caprichoso, podría quedar encuadrada en un grupo con Francia, campeón del mundo, Portugal, campeón de Europa, y una tercera selección.

En su presentación del miércoles, Luis Enrique aseguró que no habrá muchos cambios, pero tampoco aclaró si seguirá la línea de los últimos meses trazada por Moreno o si volverá a sus orígenes, desde que fue nombrado por primera vez el 9 de julio de 2018 hasta su relevo once meses después.

Ya fuera por lesiones, momentos de forma o decisiones técnicas, el equipo que solía jugar con Luis Enrique tenía poco que ver con el que utilizó Moreno en los últimos encuentros de clasificación.

El principal cambio se produjo en la portería. Pese a su criticado papel en el Mundial de Rusia, Luis Enrique mantuvo la confianza en David de Gea, pero la llegada de Moreno significó que el arquero del Manchester United perdiera la titularidad en beneficio de Kepa Arrizabalaga, el joven guardameta del Chelsea que además respondió con muy buenos partidos.

 ¿Otra vez el debate de la portería?

Pero los cambios no se redujeron a la portería. Según el diario Marca, de los once jugadores más utilizados por Luis Enrique en su primera etapa, sólo dos, el capitán Sergio Ramos y el delantero Rodrigo mantuvieron la condición de ‘indiscutibles’ con Moreno.

Otros jugadores que habían contado mucho para el asturiano, como ‘Isco’ Alarcón, Marco Asensio, Sergio Busquets, Álvaro Morata, Dani Ceballos o Sergi Roberto, perdieron protagonismo y sólo en el caso de los dos primeros puede achacarse a las lesiones.

Y otros jugadores como Koke Resurrección, Íñigo Martínez, Nacho Fernández, o Iago Aspas, desaparecieron en las últimas concentraciones de Moreno.

El técnico catalán, en su breve etapa como máximo responsable del equipo, dio entrada a nuevos jugadores que no habían tenido protagonismo con Luis Enrique, convirtiéndolos incluso en ‘fijos’, como Fabián Ruiz, Mikel Oyarzabal, Gerard Moreno o el ya mencionado Kepa.

Más curioso aún, recuperó a veteranos que fueron habituales en la época dorada de los títulos (2008-2012) y que llevaban fuera de la selección muchos años, como Santi Cazorla (por las lesiones), Raúl Albiol y Jesús Navas (aunque Luis Enrique ya le había hecho jugar en algún partido).

Luis Enrique dejó abiertas las puertas a todos los jugadores: “Me encantaría tener un once fijo pero no es el momento actual de la selección. Cómo lleguen en forma a los dos últimos meses será determinante”, admitió.