Duelo entre Unión La Calera y Deportes Iquique debió ser suspendido por incidentes con encapuchados

El duelo que abriría la nueva fecha del fútbol chileno debió ser interrumpido a los 67', por seguidores que lanzaron proyectiles. Además hay barricadas en las calles aledañas al Estadio Bicentenario de La Florida.

66 minutos alcanzaron a disputarse en el Bicentenario de La Florida. La reanudación del Campeonato Nacional, que tenía a Unión La Calera y a Deportes Iquique como protagonistas, debió ser suspendido debido al sabotaje de un grupo de manifestantes, que arrojaron proyectiles y basura al estadio, además de enfrentarse con Carabineros.

Apenas se dio el incidente, los jugadores de los Dragones Celestes se retiraron a camarines, mientras que los Cementeros se quedaron en el terreno de juego, a la espera de una posible reanudación. Además, los cadetes y los pocos hinchas en las gradas se replegaron apenas iniciaron los incidentes.

Rodrigo Naranjo, referente de los nortinos, protagonizó una larga conversación con el Gerente de Competiciones de la ANFP, Rodrigo Robles. Los de la Primera región ya habían exhibido su descontento por el regreso del campeonato antes del cotejo y no ocultaron su molestia por la situación.

El duelo había comenzado con relativa tranquilidad, con la no venta de entradas en el mismo estadio como la principal polémica para un grupo de hinchas que había viajado desde Iquique, además de un corte de calle de algunos hinchas y mensajes de protesta en las paredes.

Un lienzo de los jugadores en apoyo a las protestas y un minuto de silencio en el minuto 10 marcaron un primer tiempo que, futbolísticamente, dejó muy pocas ocasiones de gol.