Independiente del Valle tuvo su revancha tras perder final de Libertadores 2016, y ganó la Copa Sudamericana

El conjunto ecuatoriano venció a Colón de Santa Fe, en una dura final en el Estadio "La Olla" de Asunción. La escuadra de Sangolquí fue la "revelación" de la Copa al superar previamente a grandes equipos del continente como Corinthians e Independiente de Avellaneda, e incluso hace meses goléo a la UC de Gustavo Quinteros.

Este sábado Independiente del Valle de Ecuador venció 3-1 a Colón de Santa Fe de Argentina y se consagró campeón de la Copa Sudamericana 2019, en lo que fue la primera final única del certamen. Un encuentro duramente disputado que tuvo como condimento especial una fuerte tormenta que obligó una suspensión temporal de 45 minutos.

Los goles para el campeón fueron anotados por Luis Fernando León, a los 25 minutos, de cabeza, Jhon Sánchez (42) y Cristian Dajome (90+4). El descuento fue obra de Emanuel Olivera a los 88 minutos de juego. El volante trasandino Luis Miguel Rodríguez, “El Pulga”, erró un penal a los 54′.

Con esto, la escuadra dirigida por el español Miguel Ramírez tuvo una especie de revancha tras caer en la final de la Copa Libertadores 2016 ante Atlético Nacional, en una campaña que, al igual que esta, venció a importantes equipos como River Plate, Pumas de México y Boca Juniors.

En esta ocasión, eliminó a clubes grandes de sus respectivos países, entre ellos: Independiente de Avellaneda, Caracas de Venezuela, Universidad Católica de Chile (a la cual goleó con un global de 7-3), y Corinthians de Brasil.

“El Proyecto Ecuatoriano”

Independiente del Valle es un modelo de éxito que dio rápidos resultados: en apenas diez años de primera división en Ecuador, se consagró campeón de la Sudamericana, el primer título internacional en su historia, y además se había clasificado a la final de la Libertadores en 2016, en base a un gran semillero de futbolistas, el mejor del país.

El cuadro, cuya sede está en la ciudad de Sangolquí, a unos 30 minutos al oriente de Quito, tiene como objetivo principal la formación y promoción de talentos.

La plantilla principal se nutre especialmente de sus canteranos. En esta edición copera, nueve jugadores son de la casa, incluido el capitán Fernando León, zaguero de 26 años, el único sobreviviente de la final de Libertadores perdida ante Atlético Nacional de Colombia en 2016.

“Se podría creer que al ser muy jóvenes no se toman en serio las cosas, son de 20 a 23 años, pero juntados con experimentados como (Cristian) Pellerano de 37 y Efrén (Mera) de 33, son muy profesionales”, expresó León.

Al concluir el partido final este sábado en el estadio La Olla de Asunción, el experimentado Pellerano destacó el trabajo con los canteranos como clave para lograr el título.

“Esto viene desde las inferiores, nosotros sólo luego nos dedicamos a poner en práctica”, indicó apenas terminó la primera final única en la historia de la Copa Sudamericana.

Los futbolistas cumplieron un proceso formativo con torneos de menores de clubes y selección por todo el mundo. Por ello no les asustó y ganaron con autoridad la final.

Precisar igualmente que el club firmó un convenio con la Academia Aspire de Qatar para transferencia de experiencias en procesos futbolísticos.

Por ello vinculó a varios especialistas españoles, como el actual técnico Miguel Ángel Ramírez, con seis años previos en esa entidad, que llevó al equipo ecuatoriano a su primer título internacional.

El hispano supervisaba todas las escuadras juveniles cuando asumió el mando de primera en mayo, para el juego de Sudamericana ante Universidad Católica de Chile (5-0 a favor), tras la sorpresiva salida de su compatriota Ismael Rescalvo, que se fue al Emelec de Guayaquil.

“En formativas manejamos un método de entrenamiento en el que intentamos enseñar al jugador todos los conceptos. En primera hacemos algo distinto, porque estamos más enfocados a la competencia y al rendimiento, manteniendo el mismo estilo de juego en todo“, aseguró el timonel.

Semillero inagotable

Actualmente, todos los equipos del fútbol profesional de Ecuador cuentan con al menos un jugador que haya pasado por el cuadro Del Valle; y además, es la base de todos los combinados nacionales infantiles y juveniles, con nueve jugadores rayados actualmente en el Mundial Sub-17 de Brasil con la ‘minitri’.

Ecuador fue campeón del Sudamericano Sub-20 Chile-2018 y luego tercero en el Mundial de Polonia de la categoría. De esa camada, Independiente del Valle formó y luego exportó a Gonzalo Plata al Sporting de Lisboa, Moisés Ramírez a la Real Sociedad B, Stiven Plaza al Real Valladolid y Jordan Rezabala a Xolos de Tijuana. Otros están por emigrar.

El fortín donde produce futbolistas es el Centro de Alto Rendimiento Independiente en Chillo Jijón, un complejo con todas las facilidades: tres canchas reglamentarias, gimnasios, áreas de soporte médico y fisiológico, además de lugares de hospedaje.

Allí, a la par del equipo de primera, se materializa un proyecto integral para 90 jóvenes, que juegan en las formativas, reciben educación secundaria, viven en la residencia del club, cuentan con sus propios entrenadores, fisioterapeutas y médicos. Se les proporciona alimentación e incentivos económicos que van desde 40 hasta 200 dólares.

“A mí me gusta mucho usar el fútbol como herramienta de cambio y este club (Independiente del Valle), si algo hace, es eso: que el fútbol sea la mejor excusa para ayudar a cambiar vidas”, reflexionó el técnico Ramírez.