Jarry cayó ante Chardy en Moscú y suma casi tres meses sin ganar un partido ATP

Por sexto torneo consecutivo, ya sea en cuadro principal o qualy, el chileno perdió en un debut y profundizó su pésima racha negativa, que lo tiene sin conocer victorias desde el ya lejano 21 de julio, cuando conquistó el título en Bastad.

Seis torneos consecutivos y casi tres meses. Eso es lo que lleva Nicolás Jarry (78° del mundo) sin ganar un partido en singles por el circuito mayor del tenis.

El chileno profundizó su pésima racha negativa y este martes tuvo debut y despedida en el ATP 250 de Moscú, Rusia, al caer ante el francés Jeremy Chardy (66°) por parciales de 6-4 y 6-2, en un partido donde falló demasiado y nunca le pudo encontrar la vuelta al saque del galo (no se generó ninguna opción de quiebre).

El partido siempre fue adverso para el “Príncipe”, pues en el tercer juego de la primera manga salvó cuatro break points, pero en el séptimo entregó su saque con dos tiros largos, suficiente para quedar set abajo. En tanto, en el segundo episodio sufrió sendas rupturas en el tercer y quinto game para sentenciar su eliminación en apenas una hora y nueve minutos y dejar el historial 2-1 en contra con el europeo (había caído en el Masters 1.000 de Miami y derrotado en Bastad en este 2019).

Con esta caída, Jarry completó casi tres meses sin conocer la victoria en el tour, pues su último triunfo fue el ya lejano 21 de julio, cuando derrotó al argentino Juan Ignacio Londero en la final de Bastad, en Suecia, donde conquistó el primer título ATP de su carrera.

Después de eso, perdió en los estrenos de Hamburgo (frente al Alexander Zverev), Winston-Salem (contra el español Pablo Andújar), US Open (el polaco Kamil Majchrzak), las qualies de Tokio (el hispano Marcel Granollers) y Masters 1.000 de Shanghai (el estadounidense Bradley Klahn) y ahora en Moscú.

Ahora, Jarry tendrá que enfocarse solamente en el dobles en Rusia, donde junto al esloveno Aljaz Bedene está en los cuartos de final. Tras su participación en duplas, el chileno intentará acabar con su pésima racha en singles el fin de semana, cuando dispute la qualy del ATP 500 de Viena, Austria, donde alcanzó a entrar sobre la hora.