Sergio Vittor desmenuzó su relación con Arias y Kudelka

El excentral de los azules conversó con La Tercera y se refirió a su breve paso por la tienda estudiantil y su relación con los entrenadores Frank Kudelka y Alfredo Arias, con los que –asegura- tuvo una buena relación profesional.

Después de un turbulento semestre por Universidad de Chile, Sergio Vittor se dio el tiempo de comentar su salida del cuadro universitario y los rumores en torno a ella.

Hoy en Banfield, el excentral de los azules conversó con La Tercera y se refirió a su breve paso por la tienda estudiantil y su relación con los entrenadores Frank Kudelka y Alfredo Arias, con los que –asegura- tuvo una buena relación profesional.

Con Arias la relación terminó excelente (…) Nunca hubo un problema”, explicó el defensa sobre el uruguayo Alfredo Arias, quien no tuvo una buena campaña y fue reemplazado por Caputto.

Recordó que la única diferencia que tuvo con él fue que “me quiso poner en el medio contra Curicó. Le dije que sí, que no tenía problema. Empatamos 3 a 3. Luego, le expliqué que me sentía más cómodo de marcador central. Él se lo tomó muy bien y al partido siguiente, contra Everton, me puso de central”, explicó el defensa.

Asimismo, desmitió los rumores de una mala relación con el DT uruguayo y puso de ejemplo una anécdota: “Pedro Troglio fue el técnico con el que menos jugué y hasta el día de hoy nos seguimos hablando. Y cuando nos cruzamos, nos saludamos con un abrazo. Él se portó excelente como persona conmigo y yo lo mismo con él”.

“Soy de los que piensa que uno no debe condenar a un técnico por jugar o no jugar. Se lo tiene que condenar si se porta con mala fe o mala intención. Y, en ese sentido, de Arias no tengo nada para decir”, enfatizó.

Por otro lado, el zaguero se sinceró y aseguró que si Frank Darío Kudelka hubiese seguido en el CDA, el también lo habría hecho. “Si Kudelka continuaba, yo hoy estaría en la U. Me bancaba mucho Frank y también yo a él. Una gran persona”.

Sobre la salida del argentino, agregó: “Fue raro. A él le había ido muy bien en el primer semestre. Había quedado a un punto de clasificar al equipo a la Libertadores. Se lo empezó a condenar cuando quedamos afuera del repechaje para la Copa. Fue una lástima. Además, su salida fue turbulenta por cómo se dio”.

Finalmente, el trasandino aseguró que desea lo mejor para los equipos que defendió en Chile: “El deseo más grande que tengo es que la U, y también la U. de Conce, se salven. Creo que los dos se pueden salvar porque tienen potencial”.