Universidad Católica se impuso por 2 a 0 sobre Santiago Morning en la ida de los octavos de final de la Copa Chile. Pese a dominar, el cuadro cruzado debió esperar hasta el final para vencer al combinado microbusero en el Estadio Nacional y quedó con buen pie para definir la llave en casa.

Las primeras acciones de peligro fueron a favor del elenco de la precordillera. Franco Cabrera le ahogó el grito de gol a Sebastián Sáez cuando corrían 15 minutos tras centro de Juan Cornejo, mientras que apenas un minuto después Edson Puch definió mal un buen pase de César Pinares.

Luego, los cruzados sufrieron en la única llegada de peligro del elenco bohemio, cuando Matías Dituro debió realizar una espectacular atajada ante un potente disparo de Óscar Ortega, tras de una notable jugada colectiva del equipo de la Primera B.

Después de eso, el partido bajó el ritmo considerablemente, con los de la franja con la posesión del balón y sin ideas, mientras que al frente los microbuseros imponían bien el cerrojo y parecían satisfechos con el empate.

Un tiro de esquina de Pinares que casi termina en gol olímpico en el 66’ y un disparo de Diego Buonanotte en el 72’ fueron las ocasiones de un conjunto cruzado que dominaba en cancha, pero tenía la pólvora mojada y no era capaz de batir la portería de Franco Cabrera. 

Pero la solución estaba en la defensa. En el 85′, un tiro mordido de Buonanotte habilitó a un Benjamín Kusevic sin marca, quien definió de taco y desató la alegría de la hinchada cruzada cuando el empate parecía inminente.

Y en último minuto de partido, un córner ejecutado por Pinares terminó con un excelente cabezazo de Valber Huerta, que batió a Cabrera y decretó el segundo tanto antes del pitazo final. Así, la UC quedó bien perfilada para el partido de vuelta, que se disputará en San Carlos de Apoquindo el domingo 21 de julio a las 18:30 horas.