Con Rueda nos tienen de hijos: Chile decepcionó y quedó eliminado ante un Perú incontrolable

La Roja mostró un muy bajo rendimiento y dejó ver todas sus falencias ante una escuadra albirroja intensa y precisa en sus ataques. Rueda fue vencido tácticamente por Gareca (nuevamente), y Arias cometió un error garrafal que sentenció el marcador. Adiós al sueño del tricampeonato.

Se acabó la racha victoriosa. Chile cayó 3-0 ante Perú en semifinales de la Copa América, y quedó eliminado en un partido para el olvido tanto técnica como tácticamente. Tal como en un amistoso jugado hace algunos meses, los albirrojos golearon y dominaron el juego mostrando un fútbol intenso, rápido, prolijo y preciso, y se quedaron con el boleto para la gran final ante Brasil del próximo domingo.

Ricardo Gareca le ganó el duelo táctico a Reinaldo Rueda tal como en el amistoso jugado en Estados Unidos hace algunos meses que también terminó 3-0 , y eso se notó desde el primer minuto.

El elenco incaico no salió a especular y apretó la salida del combinado nacional. En el amanecer, André Carrillo encontró un hueco en la zaga y habilitó limpiamente a Paolo Guerrero, quien supo manejar los tiempos y dejó en buena posición a Christian Cueva. Sin embargo, el ex Unión Española no definió bien y desvió en su finiquito.

Los dirigidos de Ricardo Gareca propusieron un juego físico y eso incomodó al “Equipo de Todos”, que tuvo una leve reacción tras una gran jugada que inició Charles Aránguiz. Alexis Sánchez y Jean Beausejour combinaron y le devolvieron el balón al “Príncipe”, quien golpeó de primera y su remate salió a un lado del palo.

A pesar de aquella ocasión, Perú continuó su protagonismo con un ataque directo y profundo. Edison Flores dilapidó una clara opción luego de trazar una diagonal hacia el arco de Gabriel Arias. Pero el “Orejas” tuvo su revancha después de un pivoteo en el área, que dejó desencajada a la defensa, para marcar el primero de la noche a los 21′.

El golpe hizo que Chile adelantara sus líneas, tuviera la posesión, pero sin municiones. Eso lo aprovecharon los blanquirrojos y un balonazo largo dejó solo a Carrillo por el sector derecho y Arias decidió salir a cortar lejos del arco. El extremo no se complicó y envió un centro preciso para que Yoshimar Yotún amortiguara con el pecho para disparar el esférico a una portería vacía a los 38′. Error garrafal del meta que sentenció el trámite final del partido.

Con dos goles abajo, los pupilos de Reinaldo Rueda tomaron peso en el campo de juego y tuvieron dos claras ocasiones para nivelar las cifras. Primero un latigazo de Charles Aránguiz que se fue alto cuando se internaba en el área de Gallese y, posteriormente, José Pedro Fuenzalida con un zapatazo que fue repelido de manera magistral por el guardameta de Alianza de Lima.

El entrenador colombiano movió sus piezas e hizo ingresar a Ángelo Sagal y en la primera que armó consiguió una falta ventajosa que casi culmina en una conversión de Eduardo Vargas gracias a un frentazo que golpeó en uno de los tubos. Por su parte, Perú seguía sus peligrosos y veloces contragolpes. Después de una gran jugada colectiva, Yotún mandó a las nubes la pelota cuando entraba solo en el área chica.

La Roja buscaba por todos lados el descuento, pero el balón no quería entrar. La defensa incaica se cerraba y los remates a distancia eran el único medio para hacer daño. Charles Aránguiz intentó con un zapatazo que saludó el ángulo de Gallese, mientras que Beausejour sacó un disparo desde el sector izquierdo que fue despejado por el guardameta de la banda roja.

En los últimos minutos, el combinado nacional se fue con todo. Eduardo Vargas tuvo un mano a mano vital para las aspiraciones criollas, pero Gallese estuvo increíble para tapar el disparo. El portero peruano no permitió que el esférico entrara y también sacó un remate raso de Alexis Sánchez que iba al ángulo inferior derecho del arco.

Finalmente, Paolo Guerrero cerró todo en los descuentos (91′) para que Perú sacara pasajes a la final de la Copa América contra Brasil.

Ya terminando el encuentro, Eduardo Vargas pudo marcar el gol del honor en lanzamiento penal, pero al intentar picarla, Gallese le adivinó la intención y le tapó el remate.

Con esto, Chile jugará este sábado a las 15:00 horas contra Argentina por el tercer puesto. La guinda de la torta para un certamen en que Chile no mostró demasiados avances en su juego -salvo el duelo ante Colombia en cuartos de final-. Crónica de una muerte anunciada, y aplauso de pie para una escuadra albirroja que ganó con total merecimiento.