“Hay que lavar la cara del fútbol mundial”, admite presidente de Conmebol

Llegado a la presidencia de la poderosa confederación sudamericana de fútbol en enero de 2016 tras el escándalo de corrupción que sacudió a la FIFA, Domínguez también tuvo que hacer frente en noviembre a la polémica en la última final de la Copa Libertadores, que enfrentó a los dos gigantes del fútbol argentino, Boca Juniors y River Plate. 

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, admitió que “hay que lavar la cara del fútbol mundial” tras unos últimos años muy convulsos, en una entrevista concedida a la AFP en París.

Llegado a la presidencia de la poderosa confederación sudamericana de fútbol en enero de 2016 tras el escándalo de corrupción que sacudió a la FIFA, Domínguez también tuvo que hacer frente en noviembre a la polémica en la última final de la Copa Libertadores, que enfrentó a los dos gigantes del fútbol argentino, Boca Juniors y River Plate.

Tras el 2-2 de la ida en La Bombonera el 11 de noviembre, la vuelta en el Monumental prevista para el 24 de ese mes tuvo que suspenderse después de que hinchas violentos de River atacaran el autobús que conducía a los jugadores de Boca al estadio, resultando lesionados algunos de ellos.

La Conmebol decidió sacar el partido de Argentina por cuestiones de seguridad y la vuelta acabó disputándose el 9 de diciembre en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid, con triunfo para River Plate (3-1).

Pregunta: Tras lo sucedido en la Copa Libertadores, ¿tiene la sensación de que la Conmebol tiene en la Copa América la posibilidad de hacer un lavado de cara?

Respuesta: “Hay que lavar la cara del fútbol mundial, porque entendemos que (la violencia) no es algo solamente atribuible a Sudamérica. Lamentablemente vimos otro hecho que ocurrió en Alemania, cuando hubo una acción inentendible (atentado con bomba al autobús del Dortmund en 2017) de agresión hacia un equipo. Es una cuestión que tomamos en serio y la Conmebol está trabajando para erradicar la violencia del fútbol sudamericano. La semana pasada tuve la oportunidad de ser testigo de una firma bilateral entre Brasil y Argentina, cuyos ministerios del Interior llegaron a un acuerdo para trabajar en conjunto y justamente evitar que los violentos puedan acceder a nuestros escenarios deportivos.

P: ¿Teme que la acusación de violación del brasileño Neymar pueda acabar afectando a la Copa América, que comienza en Brasil?

R: Estamos siguiendo muy de cerca este caso, como lo de cualquier jugador, pero Neymar es una estrella mundial. Pero no podemos emitir ninguna opinión. Me parecería egoísta por mi parte decir que me preocupa la imagen del torneo, lo que me preocupa es que se haga justicia, que todo salga bien. Pero no podemos opinar antes de conocer la causa de fondo y que la justicia resuelva el caso.

P: La Copa América celebró ediciones en 2015, 2016, 2019 y se ha anunciado otra en 2020. ¿No son muchas en poco tiempo?

R: Tiene que ver con una cuestión de ordenar el calendario. El 2016 fue una excepción por el centenario, el 2019 era algo previsto y programado. En función de que queremos generar mejores condiciones para nuestros atletas, sobre todo para los que participan en competiciones europeas, el desencaje de jugar nosotros en impar con los europeos siempre trae inconvenientes en las relaciones jugador-club, jugador-selección y selección-club-confederaciones. Por lo que esto tiene que ver con ponernos en sintonía y adaptarnos a los tiempos, dando mejores condiciones, por eso se repite la Copa América en 2020. La otra opción era el 24… Y no íbamos a estar cinco años sin fútbol.

P: ¿No hay peligro de que al coincidir con la Eurocopa ambos torneos se resten protagonismo?

R: Creo que no, hay un tema muy importante, un sistema horario que nos permite tener aireado el tiempo de la gente que gusta del mejor fútbol. Creo que la gente gana, el público gana teniendo al mejor fútbol de Europa compitiendo y el mejor fútbol de Sudamérica en distintos horarios.

P: ¿Cómo valora la venta de entradas para la Copa América? Para algunos partidos ya no quedan boletos y para otros se han vendido muy pocos.

R: En general, la venta de entradas va muy bien. Hay partidos con convocatorias récord y en la medida que se acerque el inicio del torneo va a crecer el interés, tanto del público local como de los extranjeros que quieran estar presentes en los estadios.

P: Se habla mucho últimamente de la reforma de algunos grandes torneos, como el Mundial de Clubes y la Champions europea. ¿Qué posición tiene Conmebol teniendo en cuenta que se podrían reducir las ventanas internacionales?

R: Con respecto a la modificación del calendario de la Champions somos respetuosos, no vamos a generar ningún tipo de opinión. Sobre el Mundial de Clubes, es una nueva propuesta de FIFA y la Conmebol apoya la moción, entiende que tiene que haber participación de los clubes sudamericanos, porque eso va a elevar la competitividad de la competición. Estamos de acuerdo en que hay que ir probando fórmulas porque tenemos que generar competencias y muchos más recursos para los clubes

P: ¿A costa incluso de sobrecargar aún más el calendario?

R: Siempre se corre ese riesgo pero también tenemos que generar más recursos (para los clubes).