Jarry luchó con todo, pero perdió en épica final del ATP 250 de Ginebra

En un maratónico partido y pese a salvar tres match point, el chileno cayó frente al alemán Alexander Zverev y sumó su segunda derrota en una final tras caer en Sao Paulo el año pasado. De todas formas, logró un buen apronte de cara a su participación en Roland Garros frente a Juan Martín Del Potro.

Nicolás Jarry (75°) no pudo en la final del ATP 250 de Ginebra y perdió por 6-3, 3-6 y 7-6 (8) ante el alemán Alexander Zverev (5°). En un maratónico partido que se prolongó por seis horas por dos suspensiones por lluvia, el chileno jugó a gran nivel e incluso salvó tres match point, pero no le bastó y no pudo quitarse la espina de la final de Sao Paulo del año pasado.

El alemán comenzó muy sólido y quebró inmediatamente el saque de la “Torre”, quien entró muy displicente y le costó en demasía sacar adelante sus servicios, por lo que terminó cediendo la primera manga por 6-3.

Más tarde, el segundo set debió ser suspendido temporalmente por la lluvia cuando Jarry se había puesto arriba e iban 15 iguales. Y tras aproximadamente una hora y media de pausa, el partido se reanudó con un nacional mucho más concentrado, quebrando y poniéndose 5 a 2.

Con el chileno superior, volvió a llover y el juego volvió a suspenderse por otra hora. La pausa desató la furia de Zverev, quien en camarines exigió que el juego se suspendiera por un día tras reanudarse por apenas 20 miuntos. Pero el partido continuó, y en el retorno Jarry consiguió quedarse con el segundo set e igualar la serie por 6 a 3.

El final se desarrolló con mucha tensión entre ambos jugadores, con el partido muy igualado y muchos reclamos en ambos sectores de la cancha. En el tie break incluso Jarry salvó tres puntos de partido y tuvo un match point a favor, pero lamentablemente, “The Wunderkind” fue superior y con un punto alucinante se quedó con el partido por 7-6 (8). 

Zverev exhibió una confianza muy alta y pese a que el tenista chileno le buscó la vuelta al partido, le costó imponerse ante un sólido número cinco del mundo, cuya principal debilidad venía siendo el perder los duelos donde caía en el primer set. De hecho, de sus últimos 8 partidos donde cedió el primer saque, sólo ganó uno.

Por lo mismo, el título representa un golpe de confianza para el teutón, que debutará en Roland Garros contra el australiano John Millman (55°), mientras que el chileno hará lo propio contra el argentino Juan Martín Del Potro (9°) la próxima semana, en lo que será su gran desafío antes del término del semestre. 

Así concluyó el segundo duelo entre ambos, ya que anteriormente el nieto de Jaime Fillol se había enfrentado al alemán en el ATP 500 de Barcolena, con victoria para el santiaguino por 7-5, 6-7 y 6-3.