Cristian Garín batalló como campeón y se coronó en el ATP de Múnich

Al igual que en sus duelos anteriores, “Gago” ingresó a la arcilla germana agresivo y con personalidad, aprovechando las imprecisiones del italiano en su servicio y disparos para quebrarle en el cuarto y sexto game.

Una semana brillante fue la que exhibió Cristián Garin (47°) en el ATP 250 de Múnich, al vencer a tres Top 25 del mundo y en la final que disputó este domigo contra el italiano Matteo Berrettini (37°) en la que se consagró campeón del torneo bávaro y obtuvo el segundo título de su carrera.

En 2 horas y ocho minutos de juego, el oriundo de Arica batalló hasta el último punto ante el europeo y lo derrotó por 6-1, 3-6 y 7-6 (1), en un partido que se vio sólido y que supo aguantar la embestida de su contrincante en los momentos claves del encuentro.

Al igual que en sus duelos anteriores, “Gago” ingresó a la arcilla germana agresivo y con personalidad, aprovechando las imprecisiones del italiano en su servicio y disparos para quebrarle en el cuarto y sexto game.

Eso sí, Berrettini lo exigió al máximo en el séptimo, teniendo algunos puntos de break a favor, pero el “Tanque” dio el golpe final para cerrar el primer parcial.

A pesar de que el chileno no bajó su nivel, el europeo tomó un segundo aire en la segunda manga y se exigió para pelear cada servicio. Sumado a esto, Garín erró varios tiros que lo hicieron desconcentrarse y perder su saque en el octavo juego.

Solo bastó que el “tano” ganara su servicio para alargar el duelo al tercer set.

Berrettini confirmó en el siguiente parcial que había levantado su juego con un saque efectivo y varios aces para no volver a ser quebrado, pero el partido se niveló y Garin no aflojaba, pero tuvo que sacar a relucir sus mejores golpes para conseguir ansiado rompimiento que lo consiguió en el octavo game.

Sin embargo, cuando debía cerrar el partido, el italiano le devolvió la gentileza al siguiente juego.

El cotejo siguió en tablas hasta el tie break y los chilenos en el estadio gritaban el “C-H-I” para animar a “Gago”, quien agarró confianza y su entrenador Andrés Schneiter se paraba para celebrar cada punto de su pupilo hasta que levantó los brazos para celebrar.

La primera raqueta nacional consiguió así su segunda corona ATP en tres finales disputadas, luego de caer en Sao Paulo contra Guido Pella (26°) y vencer en Houston al noruego Casper Ruud (73°), todos torneos disputados en polvo de ladrillo.

Además, se convierte en el segundo chileno en tocar la gloria en el torneo germano, puesto que Fernando González levantó el mismo trofeo en el año 2008.

Está en su mejor momento: Garin apabulló a Cecchinato y es finalista en Múnich