Gildemeister: “A Jarry y Garin les llegó la madurez en un tiempo preciso”

El "Biónico", leyenda del tenis nacional y único chileno en conquistar el título en el prestigioso Conde de Godó en 1979, aplaudió la gran semana que realizaron el "Príncipe" y el "Tanque" en Barcelona.

A pesar de que Nicolás Jarry (81° del mundo) y Cristian Garin (48°) no pudieron seguir avanzando en el ATP 500 de Barcelona y quedaron eliminados en cuartos y octavos de final, respectivamente, se anotaron con una de las mejores semanas para el tenis chileno en la última década y las mejores victorias de sus carreras. 

Mientras el “Príncipe” ingresó como lucky loser y derribó al 3 del planeta, el alemán Alexander Zverev, el “Tanque” bajó al 20 del orbe, el canadiense Denis Shapovalov.

Uno de los que resaltó el nivel mostrado por los criollos fue Hans Gildemeister, precisamente el único chileno en conquistar el título en el prestigioso Conde de Godó en 1979.

“Los resultados fueron realmente espectaculares, tanto el de ‘Nico’, de ganarle a un 3º del mundo, que no es fácil, y el de Garin ante un chico que está 20º del mundo. Era cosa de tiempo de que en algún momento tenían que despegar. Hay chicos que maduran más temprano, pero a ellos les llegó la madurez en un tiempo preciso”, reconoció en diálogo con ATON Chile la leyenda nacional, quien vive desde el 2012 en Estados Unidos.

Sobre el reencuentro de Jarry con su nivel tras un duro inicio de temporada, en el que encajó cinco derrotas consecutivas en primeras rondas, el excapitán del equipo criollo de Copa Davis sostuvo: “Era cosa de tiempo que agarrara confianza, no había ganado muchos partidos y haber ganado a Zverev y la forma en cómo le ganó, donde lo tuvo ganado y después perdido, le va a dar una inyección de motivación importante”. 

En cuanto a Garin, el “Biónico” comentó: “Cristian tiene fuego para estar ahí. El título en Houston le dio mucha confianza. Él necesitaba un triunfo así y ganarse un torneo ATP, aunque sea 250, para ganar confianza, porque cuando más partidos juegas, más vas mejorando el físico. En Houston jugó buenos partidos, pero ganarle a Shapovalov ya es triunfazo”.

“Si Garin de aquí a Roland Garros mejora la defensa y un poquito más de rapidez, perfectamente puede ganarle a cualquiera, como Jarry, que le ganó al 3º del mundo y a Cilic en cancha rápida (octavos de final del Masters 1.000 de Shanghai 2018, cuando el croata era 6 del orbe)”, añadió.

Por último, Gildemeister recordó el título que conquistó en la ciudad condal hace ya largos 40 años: “Era como un Masters Series como Roma, Montecarlo, a ese nivel y estaba un poquito más abajo que Roland Garros. Me acuerdo que en cuartos le gané a Manuel Orantes, que había ganado el US Open hace unos años (1975) y él era favorito, pero le gané en dos sets. Después en semis le gané al mexicano Raúl Ramírez y la final a Eddie Dibbs muy fácil”. 

“Esa semana no se me olvidará nunca más. Está dentro de los cuatro grandes hitos de mi carrera, junto con llegar tres veces seguidas a cuartos de final de Roland Garros; ganarle a Guillermo Vilas en Copa Davis, cuando él era 2 del mundo y las chances de hacerlo eran casi nulas; y después cuando salimos campeones mundiales de dobles junto a Andrés Gómez”, completó.