Ceferin siente “vergüenza” por el racismo en algunos estadios

"Es preocupante ver a los dirigentes mundiales y a los políticos minimizar los incidentes racistas y discriminatorios", insistió el presidente de la UEFA.

El presidente de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin, señaló que siente “vergüenza” tras las recientes manifestaciones de racismo ocurridas en algunos estadios europeos.

“Siento vergüenza, siento vergüenza, siento vergüenza que en 2019 tengamos que organizar una conferencia para promover la diversidad”, declaró Ceferin en Wembley, con ocasión de la primera conferencia ‘Equal Game’ organizada para ayudar a combatir las discriminaciones.

“Es preocupante ver a los dirigentes mundiales y a los políticos minimizar los incidentes racistas y discriminatorios”, insistió el dirigente.

Por su parte, el presidente de la Federación Inglesa (FA), Greg Clarke, reveló que su organismo está examinando procedimientos disciplinarios para asegurar que las denuncias de actos racistas sean objeto de investigaciones más minuciosas.

“Nadie de nosotros es tan ingenuo de pensar que el racismo no existe, en todos nuestros países y en todos nuestros partidos. Está claro que hay que hacer algo. Debemos hacer más en Inglaterra, y más en toda Europa, y debemos hacerlo juntos… Debemos iniciar acciones concretas”, afirmó Clarke.

Según el dirigente inglés, es hora de reexaminar el procedimiento de la UEFA para detener los partidos tras incidentes racistas.

Detener un partido

Según el reglamento actual, los árbitros pueden detener, suspender o abandonar un partido si “el comportamiento racista es de una gran amplitud y una gran intensidad”. 

“No pienso que sea suficiente y deberíamos aprovechar la ocasión para revisar estos temas”, insistió Clarke.

La idea es compartida por Ceferin. El presidente de la UEFA explicó que su instancia iba a pedir a los árbitros “que no tengan miedo” de detener los partidos cuando constaten que se dan incidentes racistas.

“Cuando el partido sea detenido o que no sea jugado, pienso que el 90% de la gente normal en el estadio tendrá ganas de dar una patada en el culo a estos idiotas. Estamos en 2019, no hace cien años. Volveremos a hablar a los árbitros, les diremos que estén tranquilos y que no tengan miedo de actuar”, concluyó el dirigente eloveno.

Las estrellas inglesas Raheem Sterling, Danny Rose y Callum Hudson-Odoi sufrieron insultos racistas por parte de aficionados montenegrinos en un partido de la fase de clasificación a la Eurocopa-2020 a finales de marzo, mientras que el Inter de Milán, el Dinamo de Zagreb y el Dynamo de Kiev fueron todos sancionados con el cierre total o parcial de sus estadios, debido al comportamiento racista de algunos aficionados.