Vidal volvió a la titularidad en triunfo del Barcelona

El conjunto culé no brilló, pero unos toques de calidad de Messi bastaron para destrabar el partido frente al Rayo Vallecano. "Celia Punk" puso ímpetu en la mitad de cancha y no se nubló a la hora de pasar la pelota. Alexis Sánchez estuvo en el palco presidencial del Camp Nou.

Si bien ha recibido elogios, Arturo Vidal ha perdido terreno en el Barcelona. El buen nivel de Sergi Roberto y la recuperación de Arthur lo relegaron a la banca en los duelos frente al Real Madrid en el Bernabéu. Pero hoy, en el último ensayo antes del decisivo duelo de Champions frente al Lyon, tuvo una buena oportunidad y no defraudó. Con el “Rey” en cancha durante todo el partido, el equipo de Ernesto Valverde venció por 3-1 al Rayo Vallecano, en encuentro válido por la fecha 27 de la liga hispana.

El Rayo arrancó con valentía, pero poco a poco el toque del Barça y las rupturas de Lionel Messi lo fueron orillando. La escuadra catalana poco a poco se iba acercando. Sin embargo, los franjirrojos pegaron primero. El rápido Raúl de Tomás armó una jugada a la carrera y sacó un ajustado remate desde la entrada del área que dejó sin opción a Ter Stegen a los 25’.

Los blaugranas no reaccionaban. El “Rey” recuperaba balones y los entregaba con pulcritud, pero a los suyos les faltaba precisión y velocidad para perforar la defensa de nueve hombres dispuesta por Míchel. Sin movimientos ni imaginación, apareció Lionel Messi. A los 40’ colgó un centro perfecto al área y un solitario Gerard Piqué no desaprovechó la oportunidad.

Alexis Sánchez, que viajó a la Ciudad Condal para evaluar su rodilla, vio el tanto de ex su equipo desde el palco presidencial del Camp Nou.

El cuadro local encontró el segundo apenas iniciada la segunda mitad. Otra vez gracias al cinco veces ganador del Balón de Oro. Amat tumbó a Nelson Semedo en el área y el astro argentino no falló desde el punto penal en el 51’. 

La ventaja en el marcador desvaneció los temores culés y apretó los nervios del conjunto madrileño. Messi dominaba como un ministro el tiempo, Semedo y Dembélé hacían lío por la derecha, Vidal ganaba los pocos duelos que tenía en el medio. Aunque las llegadas no se sucedían una tras otra, el dominio catalán era avasallador.

Cuando los de Vallecas, penúltimos en la tabla, amenazaban con rebelarse, apareció Luis Suárez. El uruguayo, poco lúcido en la noche barcelonesa, se asoció con Dembélé e Ivan Rakitic para sentenciar al golero Dimitrievski a los 82’. 

La victoria le permite al Barcelona seguir gobernando con autoridad el campeonato español. Tiene 63 puntos, siete más que el Atlético de Madrid, su más cercano perseguidor. Con la liga encarrilada, el gran desafío es la Champions League.

El miércoles Messi y compañía buscarán pasar a cuartos frente al Olympique de Lyon. La Orejana le quita el sueño al club y al chileno, que nunca la ha ganado. 
.