Lucas Aveldaño: “No me parece que seamos un desastre”

El zaguero argentino de la U sabe que todavía les falta para encontrar su mejor versión, aunque cree que han sido superiores a sus rivales. Dijo que no tienen que caer en el nerviosismo de la gente y defendió el trabajo de su entrenador.

Frank Kudelka no la ha pasado bien en la Universidad de Chile. El técnico se ve tenso, angustiado, al borde de la crisis.

Quedó eliminado de la Copa Libertadores por el Melgar y suma un punto de seis posibles en el arranque del campeonato nacional. Hoy está obligado a vencer a Huachipato. La dirigencia lo tiene bajo la lupa y ya suenan nombres para reemplazarlo. En su hora más oscura, Lucas Aveldaño salió a cubrirle la espalda.

“Ya se hablaba de que si quedábamos fuera de la Copa, el profe se iba a ir. Este es un equipo grande y tiene esa presión de resultados inmediatos. Pasa con nosotros, que también nos jugamos el puesto en cada partido. Hay que tratar de estar un poco al margen de eso y estar unidos, hablar de los problemas, no quedarnos con dudas… Y es lo que estamos haciendo: corregir, hablar y saber qué tenemos que hacer”, comentó a La Tercera el ex Tenerife, que no jugará contra Huachipato por un desgarro.

El entrenador argentino no ha logrado implantar en la U el fútbol ofensivo que tanto pregona y que lo encumbró en Talleres. La claridad con la que explica los conceptos en conferencia de prensa parece no llegarle a sus dirigidos.

“En la pretemporada se mostró algo, un funcionamiento. Si no hubiese salido nada, sería distinto. Tampoco me parece que seamos un desastre. Ante Melgar fuimos superiores, debimos haber pasado. Ante Cobresal nos encontramos con un gol temprano. Contra O’Higgins fuimos superiores. Todavía no encontramos el funcionamiento ideal, pero hemos sido superiores. Viendo los partidos, estamos todos muy parejos. El último campeón hizo un muy buen primer tiempo con Coquimbo, y después podría haber ganado Coquimbo. Y no es que compare mi equipo con el resto”, dijo el hombre que pasara por Racing de Avellaneda.

Los azules ganaban en su debut frente a Cobresal, pero las pifias resonaban con fuerza en el Estadio Nacional. La gente pedía más. Al final, en una transición voraz de los nortinos llegó el empate. “Triple K” no lo podía creer.

“Es normal que la gente se haga escuchar. Pero hay acciones que te dan para atacar, y otras que no. No tenemos que entrar en ese nerviosismo de la gente, que por ahí te lo genera. En la cancha tienes otra lectura del juego, haces lo que entrenas en la semana. Hoy prefiero ganar como sea para cambiar la dinámica. El segundo partido siento que fue mejor que el primero. Si me tengo que romper la cabeza para sumar los tres puntos, te lo firmo ahora”, cerró el defensor trasandino.