Reinaldo Rueda y Marcelo Díaz: “Miro otras alternativas en esa posición”

Respecto a un balance de su labor en la Roja, el DT dijo que “tuvimos un primer año de diagnóstico y valoración de los jugadores. Traté de ser coherente, mantener una base que soportara y transmitiera esa cultura a los jóvenes. Pero queremos más, un mejor juego y un mejor resultado”.

En los doce meses que lleva al mando de la selección, Reinaldo Rueda ha tenido que dar más explicaciones por los que no están que por los propios convocados. Claudio Bravo, Eduardo Vargas y Marcelo Díaz, pilares en los éxitos del elenco nacional, no han entrado en las citaciones por distintas razones. No están borrados, aunque parecen no ser prioridad para el DT.

Bravo viene saliendo de una grave lesión. Volvió a los entrenamientos con el Manchester City y entró en la nómina de Champions League. Su presencia, tras las polémicas declaraciones de su esposa y sus inexplicables deserciones, divide aguas al interior del camarín. El campeón de la Copa Libertadores con Atlético Nacional contó que el golero fue uno de los primero que lo llamó tras la muerte de su madre y que está al tanto de su recuperación. Su llamado a Copa América dependerá de los minutos que acumule. De momento, Gabriel Arias es el dueño del arco.

“Necesita ritmo, continuidad, y más en ese puesto. Arias si sigue así, debe ser el titular, ¿no?”, dijo el colombiano en entrevista con La Tercera.

Vargas, uno de los goleadores históricos de Chile, estuvo en la primera convocatoria y luego desapareció. El DT descartó que haya llegado borracho a la concentración, aunque dejó claro que el comportamiento del jugador de Tigres no fue el adecuado.

“Queremos que cada día haya un buen comportamiento en la Roja. En todos los órdenes. En el comedor, en el bus, en los viajes, en la forma de presentarse, en todo”, comentó.

Díaz tiene a Argentina a sus pies. Llegó a mediados del año pasado a Racing de Avellaneda y no ha parado de acumular elogios. Nunca ha sido llamado por Rueda. 

“Está mi admiración por él. Cuando lo tuve de rival era de los que consideraba a controlar, porque sabía que era el pase inteligente, el primer pase de Chile. Admiro su inteligencia de juego. Pero es otro momento el que vivimos, miro otras alternativas en esa posición”, expresó el DT.

Se ha rumoreado que al interior del elenco nacional el ex Universidad de Chile estaría vetado por “sapo”. Si bien el ex seleccionador de Ecuador y Honduras reconoció que pensaría llamar a un jugador que generase anticuerpos, aclaró que de momento nadie le ha dicho nada.

“Ningún jugador va a decir algo de su compañero. No es ético. Son muy solidarios, respetuosos, así sean ultra enemigos. Me sorprendió un artículo de Marcelo donde decía que había salido de la Selección. Nadie lo ha sacado de la Selección. Yo tuve una experiencia donde se me reunieron los capitanes y me dijeron ‘no queremos que este jugador esté aquí’. Y un directivo me pidió lo mismo. Y ese jugador estuvo en el Mundial”, afirmó.

“QUEREMOS UN MEJOR JUEGO Y UN MEJOR RESULTADO”

Rueda llegó hace un año a la banca de la selección chilena. Su misión era sacar de la depresión a un equipo golpeado tras no clasificarse al Mundial de Rusia y liderar el recambio de una de las mejores generaciones de la historia. Ha tenido buenas y malas. Este año vivirá su primer gran apriete en Copa América.

“Soy un inconforme permanente. Tengo imágenes de lo que hizo Chile en Sudáfrica, lo que hizo en Brasil con partidos memorables, lo que repitió acá en Chile en la Copa América… Partidos imborrables para la óptica, para el gusto y más para el afecto. Muchos de los futbolistas que fueron en su momento brillantes están viviendo otros momentos en sus carreras, por uno u otro factor”, afirmó.

El campeón de la Copa Libertadores con Atlético Nacional no tiene problemas en reconocer que todavía está en deuda y que le queda atravesar un largo camino para llegar a donde él quiere. 

“Tuvimos un primer año de diagnóstico y valoración de los jugadores. Traté de ser coherente, mantener una base que soportara y transmitiera esa cultura a los jóvenes. Pero queremos más, un mejor juego y un mejor resultado”, comentó.

Sacó a Gary Medel de la defensa, la posición que había ocupado durante casi toda su carrera en la Roja, para ponerlo en el mediocampo. Sin embargo, en los últimos amistosos volvió a jugar atrás. Nada está decidido.

“Por un solo juego no podemos tomar la decisión. Aparte sabemos lo que Medel nos puede dar como central. No es lo mismo un partido de local, con la necesidad de ir a buscar un resultado, con un marcador adverso, que ir a jugar mano a mano con otro rival en cancha visitante. Pasará por saber qué centrales tengo en ese momento”, explicó.

Alexis Sánchez recuperó el color con la llegada de Ole Gunnar Solskjaer a la banca del Manchester United. Pero solo ha mostrado chispazos de buen fútbol. Todavía está lejos de ser el futbolista que maravilló a la Premier League con la camiseta del Arsenal.

“Va retomando el camino. Se le ve mejor, se siente mejor. No es fácil. Llegó con un rótulo grandísimo de ser el mejor pagado de la Premier, y todo lo que genera esa institución. Lo lleva Mourinho y ahora está Solskjaer. La complementariedad de Alexis con sus compañeros no se da. Corre y corre y no se la dan. No sé si es porque no le tienen confianza, no sé”, declaró.

A finales de 2018, el caleño puso en duda su continuidad al mando del elenco nacional. Se rumoreó con que la selección de Colombia, acéfala luego de la salida de José Pekerman, vendría por él. Las elecciones de la ANFP también lo mantenían en la incertidumbre.

Nunca he querido irme. No llegué aquí desempleado. Cuando llegué lo hice con la convicción de estar. Si los nuevos directivos no querían que siguiera, me tenía que ir. Aun así, no sé si me habría ido a Colombia o Emiratos Árabes, que también tuve posibilidad. O Egipto”, afirmó.

El seleccionador sabe que estará bajo la lupa este año por la Copa América, aunque su meta es otra.

La meta grande es la clasificatoria al Mundial. De nada le sirvió a Chile ganas las dos Copas América y no ir al Mundial. Esa es la gran frustración. Ya lo hemos vivido. Depende del análisis, si lo merecemos o no, si hacemos un juego que sea orgullo de Chile, o definitivamente somos un desastre y me tengo que ir”, cerró.