Pena aumentada para entrenador surcoreano que golpeaba a una patinadora

"Unas semanas antes de los Juegos de Invierno de Pyeongchang 2018, me dio patadas y golpes tan fuertes, sobre todo en la cabeza, que pensé que podría morir", relató entre otras cosas Shim Suk-hee.

La pena del antiguo entrenador Cho Jae-beom, que fue condenado por haber pegado durante años a la surcoreana Shim Suk-hee, doble medalla de oro en los Juegos Olímpicos en short-track, fue aumentada a 18 meses tras la presentación de un recurso.

Cho Jae-beom fue condenado en primera instancia a 10 meses de prisión, pero el tribunal del distrito de Suwon agravó la sentencia, tras haber interrogado a Shim Suk-hee.

En una audiencia celebrada el 18 de diciembre la patinadora rompió a llorar cuando contó los años en los que su entrenador abusó de ella.

Le acusó de haberla golpeado desde que tenía siete años, hasta romper sus dedos, lo que la “traumatizó profundamente”.

Unas semanas antes de los Juegos de Invierno de Pyeongchang 2018, “me dio patadas y golpes tan fuertes, sobre todo en la cabeza, que pensé que podría morir”, añadió.

El día de esta audiencia la patinadora presentó una demanda a la policía acusando a su antiguo entrenador de haberla agredido sexualmente desde que tenía 17 años hasta enero de 2018, un mes antes de los Juegos.

Shim Suk-hee, de 22 años, tiene cuatro medallas olímpicas, entre ellas los oros en relevos de los Juegos de Sochi 2014 y Pyeongchang 2018.

En una sociedad ultracompetitiva, tener éxito en el deporte es crucial en Corea del Sur. Los entrenadores tienen mucho poder en las carreras de los jóvenes deportistas y los abusos físicos y verbales son frecuentes. Los que denuncian son a menudo tratados como “traidores”.

La sociedad surcoreana es también muy patriarcal y las mujeres víctimas de abusos sexuales corren el riesgo de caer en el ostracismo.

Cho Jae-beom reconoce haber sido duro con los deportistas para “mejorar su rendimiento”, pero desmiente las acusaciones de agresión sexual.