Crecen un 16% los detenidos por violencia en el fútbol francés

Petardos lanzados al césped, encendido de bengalas, y enfrentamientos entre aficiones rivales. En la primera parte de la presente temporada, 295 personas fueron detenidas por altercados relacionados con el fútbol en los partidos de la Ligue 1 y Ligue 2.

La violencia en el fútbol francés es un fenómeno que está lejos de desaparecer, como demuestra el hecho de que las detenciones por altercados en los estadios aumentaron un 16% en los primeros seis meses de la temporada, anunció la Dirección Nacional de la Lucha contra el Hooliganismo (DNLH).

Petardos lanzados al césped, encendido de bengalas, enfrentamientos entre aficiones rivales… En la primera parte de la presente temporada, 295 personas fueron detenidas por altercados relacionados con el fútbol en los partidos de la Ligue 1 y Ligue 2.

Esta cifra supone un 16% más que el número de detenciones llevadas a cabo por las autoridades francesas en el mismo periodo del año anterior, explicó el jefe de la DNLH Antoine Mordacq durante un seminario de este organismo celebrado en Clairefontaine.

En tanto, la presidenta de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) Nathalie Boy señaló que “cuantas más detenciones individuales haya mejor. Para la Liga, siempre es un fracaso tener que cerrar una tribuna o jugar a puerta cerrada”, una medida que sólo se toma cuando existe “una incapacidad para identificar al o los responsables de los altercados, o bien porque los incidentes se repiten partido tras partido”.

Estas declaraciones se producen luego de que la Comisión de Disciplina cerrase el Estadio Vélodrome de Marsella después de que el lanzamiento de un petardo provocara una interrupción de más de 35 minutos durante el encuentro del pasado viernes contra el Lille.

Derbis de alto riesgo

Las autoridades francesas admiten, no obstante, que el mayor problema actualmente en el fútbol francés no es el uso de pirotecnia, sino la violencia “contra las personas”, que representan el 29,3% de las detenciones, por el 24,3% por uso de petardos y otros artilugios pirotécnicos.

“Hemos constatado un cierto número de actos violentos organizados coincidiendo con partidos muy específicos, especialmente los derbis, encuentros con aficionados que tienen rivalidades históricas que desgraciadamente participan en episodios violentos ya sea en el estadio o fuera, antes, durante o después de los juegos“, explicó Mordacq.

El máximo responsable de la lucha contra la violencia en el fútbol francés puso como ejemplo dos derbis de esta temporada: Montpellier-Nimes del 30 de septiembre, interrumpido en dos ocasiones por incidentes en las gradas, y Valenciennes-Lens de la Ligue 2 el 10 de noviembre, donde los rivales de ambos clubes se enfrentaron en varias ocasiones.

“Tenemos que mantenernos vigilantes. No tenemos que bajar los brazos sobre las prohibiciones de desplazamiento (de los hinchas) o las prohibiciones de acceso a los estadios. Continuaremos aplicando estas medidas cada vez que sea necesario“, advirtió el secretario de Estado de Interior Laurent Nunez.