Puch: “Espero demostrar que soy el mejor refuerzo del campeonato”

El extremo, flamante incorporación de Universidad Católica, contó por qué escogió desembarcar en el club. Se refirió a las críticas que lo acusan de ser un "futbolista irregular" y dijo que quiere ganarse un lugar en la selección para la próxima Copa América.

Tras cinco años afuera, Edson Puch volvió a Chile. Colo Colo pujó fuerte por él, pero finalmente desembarcó en Universidad Católica. La Copa Libertadores fue la clave del traspaso. A sus 32 años todavía le queda mucho fútbol en las piernas y quiere medirse ante los gigantes de Sudamérica.

“Más allá del interés que mostraron, iba a jugar una copa internacional. Eso me llamó la atención. Me seduce mucho jugar la Copa Libertadores. La he disputado cuatro veces y es muy linda. Eso hizo que eligiera a Católica”, afirmó el atacante en entrevista con el diario La Tercera. 

El campeón de América recorría las polvorientas canchas de Iquique, su ciudad natal, soñando con que algún día iba a jugar para los Dragones Celestes. Lo logró. Es el equipo de sus amores. Sin embargo, un vínculo familiar lo une al elenco cruzado. Su abuelo era fanático del club.

“Su taza preferida para tomar té era de Católica. Tenía un muñeco, un troll muy grande, al que le compró una camiseta de la UC y lo tenía en el living. Yo dormí al lado de mi abuelo hasta los 14 años. Fui su nieto regalón y él fue como mi padre. No alcanzó a verme debutar y pienso que ahora debe estar muy orgulloso de que esté en su amado equipo”, contó el ex Querétaro.

Puch está identificado con el eterno rival. Fue figura y campeón con la Universidad de Chile en 2011, ganándole el título precisamente a la UC con una remontada de antología.

“Jugué dos años ahí. Pasé cosas lindas, gane un título ahí. Obviamente le tengo cariño. ¿Celebrar un gol? No lo sé, depende del momento, pero jamás celebraría un gol con significado de burla. Nunca lo he hecho, pero hacer un gol en un clásico es lo más lindo que hay”, comentó el nortino.

En un año de Copa América, Puch mira de reojo a la selección. Hasta el momento no está en la consideración de Reinaldo Rueda, pero espera torcer la opinión del entrenador colombiano. “Sería hermoso poder levantar nuevamente esa copa”, aseguró.

Ha jugado en diez equipos. Nunca se ha asentado. Su gambeta tienta y él se deja querer. Una y otra vez. Nunca ha completado tres temporadas seguidas con una misma camiseta.

“Me he ido porque me han comprado. La U a Iquique; Al Wasl a la U; Necaxa a Liga; Pachuca a Necaxa. Gracias a Dios, donde jugué me ha ido bien. No sé por qué dicen que soy irregular. ¿Por qué tienen esa chapa mía? Si miran mis pasos por los clubes siempre lo hice muy bien. Huracán, la U, Iquique, Liga, Necaxa…”, expresó.

El delantero dijo sentirse “pesado” en su debut frente a Everton, pero ante Colo Colo, el pasado sábado, voló por la orillas y fue un dolor de cabeza para la zaga. No dice que es el mejor refuerzo del año, pero se quiere ganar el rótulo.

“Espero demostrarlo. Vengo ciento por ciento mentalizado. Quiero ganar cosas aquí en Católica”, afirmó.