Familia de Emiliano Sala lanza una búsqueda submarina de la avioneta

"En base a las previsiones meteorológicas, tenemos esperanza en poder iniciar las búsquedas submarinas durante el fin de semana, lo más probablemente el domingo", declaró el oceanógrafo David Mearns, rodeado de la familia del futbolista desaparecido.

La familia del futbolista argentino Emiliano Sala lanzará operaciones de búsqueda submarina de la avioneta en que desapareció cuando sobrevolaba el canal de la Mancha, anunció el lunes un oceanógrafo británico especializado en encontrar restos de naufragios, contratado a este efecto.

“En base a las previsiones meteorológicas, tenemos esperanza en poder iniciar las búsquedas submarinas durante el fin de semana, lo más probablemente el domingo”, declaró el oceanógrafo David Mearns, rodeado de la familia del futbolista desaparecido.

La familia de Sala, de 28 años, anunció el sábado que lanzaba por su cuenta las operaciones para intentar encontrarlo gracias el dinero obtenido con una colecta en línea, después de que las autoridades británicas decidieran el jueves poner fin a la operación de socorro.

Un buque equipado de sonares y un vehículo submarino teledirigido están ya preparados en el puerto británico de Southampton, afirmó.

Según explicó Mearns, en la zona de la búsqueda el mar tiene una profundidad de unos 65 metros, aunque en algunos puntos alcanza hasta 110 metros.

“La familia está determinada a encontrar las respuesta que no tiene”, insistió Mearns, directivo de la empresa de búsqueda en el mar Bluewater Recoveries.

“Las búsquedas submarinas son la siguiente etapa si la búsqueda en superficie no da resultados”, explicó el experto, precisando que esta última seguirá el jueves y el viernes con la ayuda de dos barcos pesqueros.

“No podemos garantizar nada, no podemos garantizar que encontraremos el avión, pero tenemos buenas esperanzas”, agregó.

Sala y su piloto, el británico David Ibbotson, volaban el pasado lunes a bordo de un monomotor Piper PA-46-310P Malibu entre la ciudad francesa de Nantes y la galesa de Cardiff cuando desaparecieron de los radares hacia las 20H20 GMT, a unos 20 km de la isla británica de Guernesey, situada en el canal de la Mancha.