Nicolás Díaz llamó muerto de hambre a jugador venezolano y tuvo que disculparse

El seleccionado aclaró que "si respondí como respondí, es porque Bonilla me insultó con algo que no vale la pena repetir cuando me caí en esa jugada y en la calentura del momento son cosas que pasan en la cancha”.

En el minuto 70’ del encuentro se produjo un áspero cruce entre Nicolás Díaz y el llanero Pablo Bonilla, ya que el chileno le dijo “muerto de hambre”.

El Canal del Fútbol (CDF) informó horas después del partido, que la Federación Venezolana estudia interponer una denuncia en la Conmebol contra el defensor de Palestino.

“Las imágenes son bastante claras”, afirmaron desde la delegación de la Vinotinto.

Tras conocerse la situación, el propio Díaz salió a ofrecer disculpas a través de su cuenta de Instagram.

“Quiero decirles a todos que lo que dije en el partido no lo siento de verdad. Yo y mi familia tenemos muchos amigos venezolanos y respeto muchísimo a toda la gente que ha venido a Chile a trabajar y ganarse la vida buena forma”.

“Si respondí como respondí, es porque Bonilla me insultó con algo que no vale la pena repetir cuando me caí en esa jugada y en la calentura del momento son cosas que pasan en la cancha”, contó el futbolista.

Poco después, escribió una carta pública que apareció en la página oficial de la ANFP. El zaguero destacó la histórica buena relación entre ambos países, recordó cuando la nación petrolera recibió a los exiliados por la dictadura y volvió a destacar la masiva llegada de caribeños en los últimos años al país.

“’Las cosas que pasan en la cancha, se quedan en la cancha’ es un dicho que se utiliza de forma habitual en esta actividad, pero no justifica actitudes irresponsables y dichos tan hirientes como el que cometí. Soy un convencido de que el fútbol es mucho más que esto. Mi comportamiento como deportista profesional y persona pública tiene que ser siempre mucho más que esto”, versa el texto.

Díaz insistió en expresar “las más sinceras disculpas a Pablo Bonilla, al Profesor Rafael Dudamel y todo su equipo de trabajo, a la Federación Venezolana de Fútbol, al pueblo venezolano, a toda la comunidad venezolana que vive en Chile y, por supuesto, a todo aquel que se sintió ofendido por mis dichos”.

Sobre el final de la carta, el seleccionado aseguró que intentará pedir perdón en persona a los afectados cuando se vuelvan a topar en el Estadio El Teniente de Rancagua.