El equipo unificado de Corea, el factor histórico-social del mundial de balonmano

Los asiáticos jugaron el partido inaugural contra Alemania, uno de los coorganizadores del torneo junto a Dinamarca, el jueves en Berlín, y cerrarán la primera fase contra Brasil en un grupo A integrado también por Francia, Rusia y Serbia.

Tras la participación de un equipo unificado de hockey hielo en los Juegos de Pyeonchang-2018, las dos Coreas han vuelto a presentarse unidas en el mundial de balonmano que comenzó el jueves, convirtiéndose en un factor histórico y desconocido para sus rivales.

A los 16 jugadores de Corea del Sur, una potencia de esta disciplina en Asia, se han unido otros cuatro procedentes de la república comunista.

Los asiáticos perdieron 30-19 en su partido inaugural contra Alemania, uno de los coorganizadores del torneo junto a Dinamarca, el jueves en Berlín, y cerrarán la primera fase contra Brasil en un grupo A integrado también por Francia, Rusia y Serbia.

El equipo unificado de hockey femenino fue una de las atracciones de los últimos Juegos de Invierno, pese a perder todos sus partidos y acabar en el último puesto.

Tampoco es previsible que la selección coreana luche por las medallas en el próximo Mundial, en el que participarán 24 equipos, pese a tener como mejor resultado internacional un subcampeonato olímpico (1988) y a haber sido campeona continental en nueve ocasiones.

La presencia de un equipo unificado coreano no carece de sentido en Alemania, país que este año celebrará en noviembre el 30º aniversario de la caída del Muro de Berlín y la reunificación alemana.

“La caída del Muro significó el camino hacia la paz. Queremos demostrar, como equipo unificado, que los coreanos podemos seguir la misma vía”, aseguró el seleccionador Cho Young-shin, de origen surcoreano.