Lampe: “Me quedo con una espina, porque no pude demostrar por qué me trajeron a Boca”

El portero boliviano retornó a Huachipato sin sumar minutos en el cuadro "xeneize" en Copa Libertadores.

Fugaz fue el paso de Carlos Lampe en Boca Juniors. El portero boliviano no sumó minutos en el cuadro “xeneize” por Copa Libertadores, por lo que retornó a a Huachipato.

En su regreso al país, el meta altiplánico admitió en entrevista con El Mercurio: “Me quedo con una espina, porque no me tocó jugar, para demostrar por qué me trajeron. Pero siempre traté de sumar al grupo desde el lugar que me tocó”. 

Sin embargo, expresó: “Fue una bendición. Nunca me arrepiento de mis decisiones y menos de esta. Pude conocer lo que es este club maravilloso, a su gente y a grandes compañeros”. 

Además, recordó el apedreo del bus del cuadro boquense en la previa del suspendido partido de vuelta ante River Plate por la final del torneo continental, lo cual obligó a llevarlo al Santiago Bernabéu de Madrid.

“Fue un momento muy duro y de desesperación, tiraron gas y no había dónde escapar, estaban los vidrios rotos y seguían tirando piedras. Yo justo estaba en una venta que no se rompió, pero la de adelante y de atrás se rompieron. Entraban y entraban piedras, y lo único que pude hacer fue agacharme y usar mi mochila como escudo”, enfatizó.

Sobre su retorno al elenco acerero, sostuvo: “Tengo contrato por un año más en Huachipato, en el caso de que Boca no haga uso de la opción de compra. También hay propuestas de otros equipos, pero la prioridad es Boca”.