Servicio de Salvamento Marítimo de Chile rescató a regatista británica

Goodall "fue rescatada y ya se encuentra en el barco que va rumbo a Punta Arenas", donde tiene previsto llegar el próximo 12 de diciembre, anunció un portavoz del Servicio de Salvamento Marítimo de Chile.

La regatista británica Susie Goodall, que participaba en la Golden Globe Race, fue rescatada este viernes en aguas del Pacífico sur tras el grave daño sufrido en su velero durante una tormenta, informó este viernes a la AFP el Servicio de Salvamento Marítimo de Chile, que coordina las operaciones.

Goodall “fue rescatada y ya se encuentra en el barco que va rumbo a Punta Arenas”, donde tiene previsto llegar el próximo 12 de diciembre, anunció un portavoz de la institución.

En una foto difundida en la cuenta Twitter del Servicio de Salvamento (MRCC, por sus siglas en inglés) muestra a la regatista siendo izada del agua al buque mercante “Tian Fu”, que se desvió de su ruta para socorrerla.

En la página de Facebook de la organización de la carrera, la Golden Globe Race, reza el siguiente mensaje: “En la carrera de su vida enganchada al Tian Fu dirigiéndose hacia ansiada taza de té”.

Susie Goodall, de 29 años, perdió brevemente el conocimiento y resultó con múltiples contusiones el jueves cuando olas gigantescas golpearon su “DHL Starlight”, arrancando el mástil y dañando buena parte de la embarcación.

En el momento del accidente Goodall trataba de atravesar los Rugientes cuarenta, una zona del sur del Pacífico de fuertes vientos y un mar embravecido.

“El barco está destruido. No puedo hacer aparejos improvisados”, dijo Goodall cuando los organizadores lograron contactarla por teléfono satélite. “Lo único que aguanta es el casco y el puente, todavía intactos”.

“Me pregunto qué hago aquí”, había escrito a los organizadores la única participante femenina al principio de la tormenta.

El barco ha quedado a la deriva en las embravecidas aguas del Pacífico sur, según MRCC.

La Golden Race es una competición dura. Los participantes salen el 1 de julio de la localidad francesa de Les Sables-d’Olonne para una prueba que debe durar entre ocho y diez meses a bordo de pequeños veleros desprovistos de medios modernos, con el espíritu de los pioneros de la carrera alrededor del mundo en solitario.