Este jueves se realizarán las elecciones en la ANFP y este es el perfil de los candidatos

El sucesor de Salah tendrá la dura misión de levantar el fútbol chileno con miras a los próximos campeonatos nacionales, los desafíos que plantea el fútbol femenino, la futura utilización del VAR y -ante todo- comandar el proceso de la Roja rumbo al Mundial de Qatar.

Este jueves 29 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones para la presidencia de la ANFP, y los candidatos al puesto pasaron airosos la última prueba que faltaba: el test de idoneidad.

A menos de 24 horas de que se elija al sucesor de Arturo Salah, las miradas están puestas en Harold Mayne-Nicholls, Jorge Uauy y Sebastián Moreno. El vencedor en los comicios será el encargado de ratificar o no la continuidad del cuerpo técnico de la Selección Chilena a cargo de Reinaldo Rueda, como asimismo comandar la administración del campeonato nacional masculino y femenino. Todo un reto para el futuro del balompié criollo.

Anticipando un poco, un sondeo entre los clubes hecho por el diario La Cuarta arroja un empate entre Moreno y Uauy, mientras que Mayne-Nicholls terminaría último, con sólo ocho clubes como sustento.

Frente a esta realidad, cabe hacerse la pregunta, ¿quién es y cuál es la postura de cada uno de los candidatos frente a los diversos temas que preocupan al fútbol nacional?.

En primer lugar, aparece Sebastián Moreno (46 años), secretario general de la actual administración y “carta del continuismo” por el sillón de la ANFP. Es abogado, fue el timonel de Cobresal entre julio de 2012 y diciembre de 2015, además de ser el presidente del Comité Organizador de la Copa América Femenina que se disputó este año.

Moreno ha manifestado que su proyecto se basa en “incorporar conceptos como mayor y mejor comunicación con los clubes y el fortalecimiento del programa Crece”. Se ha mostrado a favor de la continuidad del campeonato nacional largo, señalando que “ofrece estabilidad“, como asimismo del actual cuerpo técnico con Rueda a la cabeza.

Ha dicho también que su idea es dar cabida al proyecto del nuevo Juan Pinto Durán, asegurando que “nuestro compromiso es que durante los próximos cuatro años ya debe estar armado”.

En tanto, en relación al VAR ha dicho que “no es una promesa de campaña, pero el fútbol tendrá VAR en 2019. Es una realidad. Lo vamos a implementar en 2019. Ya estamos trabajando en eso, hay temas muy avanzados de negociaciones, de ofertas técnicas y está en análisis las distintas formas de implementación de las mejores empresas que presten este servicio”.

El otro candidato a la mesa de la ANFP es Jorge Uauy, presidente de Palestino, quien ha estado ligado al fútbol desde 1983. En el club árabe fue tesorero y directivo, y en 2017 asumió como presidente.

Uauy es la alternativa de “oposición” respecto de la actual administración y el postulante de los clubes grandes del fútbol nacional: Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica.

En temas de la contingencia, como la continuidad o no del actual cuerpo técnico de la Roja, ha señalado que “hay que respetar los procesos”, pero que como no conoce en persona a Reinaldo Rueda lo primero que hará en caso de ser elegido será reunirse con él para analizar su proyecto.

Consultado sobre si el presidente o los directores de la ANFP deberían recibir un sueldo, indicó que “la fortaleza acá tiene que estar en el gobierno corporativo. Los sueldos y los recursos se tiene que gastar en eso. Lo que tiene que hacer el directorio es delegar responsabilidades, supervisar el trabajo y coordinar las cosas que corresponden coordinar. No tienen por qué estar 24/7 los directores en la ANFP”.

Sobre el actual formato del fútbol chileno, Uauy ha manifestado que “el torneo hay que potenciarlo. Hoy tenemos una Copa Chile que significa mucho gasto para los clubes, que no ha llevado gente a los estadios. Hay que aportarle recursos para que se desarrolle. Hay que hacer más competitivo el Torneo Nacional”.

Además remarcó que en caso de que algún jugador de la Selección Chilena, por muy importante que sea, llegue a cometer una indisciplina, va a “exigir al entrenador que ejerza su liderazgo”.

Respecto de sus principales preocupaciones, ha remarcado que “el Torneo nacional es la prioridad uno. Después fútbol femenino y fútbol joven. Selección chilena es la prioridad tres”. Además ha dicho que “las platas del CDF ya son un tema resuelto”.

Por último, el tercer candidato, Harold Mayne Nicholls, es el más conocido a nivel mediático, pero el que, paradójicamente, aparece con menos opciones. El extimonel de la ANFP en el período 2007-2011, de profesión periodista, ha respaldado su candidatura en su buen pasado como directivo, donde -entre otras cosas- destacó por traer a Marcelo Bielsa a la Roja.

Su postura en relación a la permanencia del actual cuerpo técnico, es a favor. “Creo que tiene que seguir, tiene contrato vigente. Hay un tiempo invertido que no se puede perder. Rueda ya vio a muchísimos jugadores, tiene una idea y ya conoce el sistema”, dijo en una entrevista.

Uno de los puntos que ha destacado en varias entrevistas es el alto valor que ha adquirido el fútbol chileno, ya sea por conceptos de transmisión u otros factores, pasando de 3.5 millones de dólares al año a 35 millones de dólares, tan sólo por el acuerdo con el CDF.

“Si alguien está dispuesto a pagar esta cifra es porque lo vale. Lo que pasa es que tenemos que hacerlo valer más”, dijo, refiriéndose a la idea de levantar el torneo local para generar más ingresos y el surgimiento de nuevos jugadores, tal como ocurrió con la generación dorada de deportistas que lograron ganar dos Copas América en 2015 y 2016.

Sobre la futura incorporación del VAR ha puntualizado que es parte de su proyecto. Asimismo piensa que “hay que cambiar el sistema de metodología de enseñanza para los futuros entrenadores y directores técnicos. En ese sentido, necesitamos también tener profesores, que le enseñen a los niños que no sólo sean grandes atletas, sino grandes futbolistas, y para eso hay que trabajar en la parte técnica”.

Mayne-Nicholls también busca en su proyecto “cambiar la filosofía que hay detrás de Estadio Seguro, que en vez de que sea restrictiva a la cantidad de gente, sea inclusiva. Queremos todos los estadios llenos”. Además pretende potenciar el fútbol femenino.