Gorosito y torneo de 1994: “La U tenía muy buen equipo, pero lo de los árbitros era muy alevoso”

El emblemático exvolante argentino se refirió al campeonato en que la U superó a la UC en las últimas fechas, arrebatándole el campeonato nacional. "Ojalá no se repita el escándalo y la vergüenza de ese campeonato", remarcó "Pipo".

Néstor “Pipo” Gorosito se erigió como un ícono de la Universidad Católica de los años noventa. El trasandino, uno de los mejores futbolistas que ha pasado por Chile, enamoró a la fanaticada cruzada con su fútbol lleno de elegancia y devoción por el club. Pero pese a ser un ídolo, nunca pudo coronarse en el campeonato nacional, ganando una Copa Interamericana en 1994 y una Copa Chile en 1995.

El subcampeonato de 1994 es un recuerdo espinoso que todavía lo llena de rabia. Ese equipo jugaba bien y él junto a “Beto” Acosta formó una dupla demoledora. La UC lideró prácticamente todo el torneo, pero se cayó al final y permitió que la U acabara con la maldición de los 25 años sin ser campeón. Para el argentino, ese título está manchado.

Actualmente ambas escuadras vuelven a protagonizar una cerrada lucha por quedarse con la gloria y en condiciones similares. El elenco de Beñat San José ha estado prácticamente todo al año en la punta, mientras que los azules se activaron con su remontada final.

“Al margen de que la U tenía muy buen equipo, con un extraordinario cuerpo técnico, lo de los árbitros era muy alevoso. Al ‘Beto’ lo suspendieron por gritar un gol, a mí me echaron contra la U y en ese mismo partido no le cobran un offside a ellos y termina siendo gol. No sé la cantidad de penales que les dieron durante el torneo. Y el último partido contra Cobresal para qué decir, si fue absolutamente vergonzoso, porque si no, habría habido un partido de definición entre las dos universidades”, rememoró el “Pipo” en entrevista con La Tercera.

Los dardos del hoy entrenador apuntan a un referí en particular: Carlos Robles. “Yo lo consideraba un muy buen árbitro y después de todo lo que cobró en contra de nosotros y a favor de ellos le daba vergüenza mirarme a la cara a mí o a cualquiera de mis compañeros. Si ni siquiera el Tribunal de Disciplina me suspendió esa vez que me echó contra la U, pero los árbitros ya habían hecho lo que tenían que hacer. Y encima en la última fecha hace el gol el ‘Fito’ Ovalle para Cobresal y le inventan un penal a favor a la U, porque nosotros ya habíamos ganado y a ellos se les estaba escapando”, recordó el ex San Lorenzo. “Y después veo a su padre (el de Robles) con el presidente Eduardo Frei cuando la U el 94 salió campeón”, añadió.

Gorosito se negó a reflexionar sobre los errores propios que llevaron a esa escuadra a perder la corona. “¿Autocrítica? Pero si sacamos la delantera más goleadora del campeonato, fuimos el equipo con mejor fair play, tuvimos la menor cantidad de goles en contra… a un equipo no se le puede pedir más. Ojalá que ahora no ocurra lo mismo, no creo, sería demasiado. Ojalá no se repita el escándalo y la vergüenza de ese campeonato. El del 94 fue uno de los mejores equipos en los que jugué en mi vida. Y mira que todos se reían de Manuel Pellegrini que nos dirigía en ese entonces”, comentó.

¿Qué hacía tan especial a ese equipo de la UC que pese a no ganar es considerado como uno de los mejores que se hayan visto en la precordillera? “Pasa que respetó la historia de la Católica, de siempre tener en la mira y priorizar el juego ofensivo, la tenencia. Salvando las distancia, y recalco eso de salvar las distancias, con esa UC pasó un poco lo que hace poco pasó con el Barcelona”, concluyó el argentino.