Jefe de policía se declara “no culpable” de tragedia de hinchas de Liverpool de 1989

El 15 de abril de 1989, 96 hinchas -incluidos niños- murieron asfixiados, aplastados contra una verja del estadio, después de que la policía decidiera que se levantaran los controles de acceso y la gente acabara entrando en tromba.

Un responsable policial británico se declaró este lunes, durante una vista judicial, no culpable de homicidio involuntario a raíz de la muerte de 95 aficionados del Liverpool en una avalancha humana ocurrida en 1989 en el estadio de fútbol de Hillsborough, en Sheffield, en el norte de Inglaterra.

El 15 de abril de 1989, 96 hinchas -incluidos niños- murieron asfixiados, aplastados contra una verja del estadio, después de que la policía decidiera que se levantaran los controles de acceso y la gente acabara entrando en tromba.

Inicialmente, sin embargo, el asunto se zanjó sin responsables. La policía y algún medio culparon a los hinchas de ir borrachos y de haber provocado el siniestro al tratar de ingresar sin entrada, en una época en que la violencia era el pan de cada día en el fútbol inglés.

Tras años y años de lucha de las familias de las víctimas, se reiniciaron las investigaciones y llegaron a la conclusión de que la muerte de los aficionados fue el resultado de graves negligencias, y no un accidente.

Ahora se juzga por el drama a las personas que estaban a cargo de la seguridad en aquel partido de semifinales de la Copa de Inglaterra entre el Liverpool y el Nottingham Forest que se disputó en el estadio de Hillsborough, domicilio habitual del Sheffield.

El comisario David Duckenfield, de 74 años, encargado del dispositivo de seguridad en aquella época, es juzgado por homicidio involuntario por grave negligencia de 95 de los aficionados. No se lo juzga por la muerte de la 96ª víctima, Anthony Bland, porque la ley entonces en vigor lo impide dado que el hincha sucumbió a sus heridas cuatro años después de los hechos.

Acusado de no respetar las reglas de seguridad, Graham Mackrell, de 68 años, ex secretario general del club Sheffield, también se declaró no culpable el lunes.

Los dos hombres deben volver a comparecer ante la justicia el 14 de enero de 2019.