Insólito: En el US Open un juez habría animado a Kyrgios y este terminó ganando

Muchos aseguran que el árbitro del encuentro bajó a hablar con el australiano para alentarlo.

El juez de silla sueco Mohamed Lahyani ayer bajó a pedirle al australiano Nick Kyrgios que se esforzara más frente al francés Pierre-Hugues Herbert en el US Open, en una situación a todas luces insólita. No obstante, pese a todo, no será sancionado, indicó este viernes la organización del torneo.

“Después de una revisión exhaustiva conducida por los oficiales del US Open (…), el US Open ha determinado que la conducta del juez de silla Mohamed Lahyani durante el partido de segunda ronda entre Nick Kyrgios y Pierre-Hugues Herbert fue más allá del protocolo“, explicó la organización en un comunicado.

“Se le ha pedido a Lahyani que se adhiera estrictamente a los protocolos en todos sus partidos de aquí en adelante. Lahyani continuará arbitrando en el US Open 2018. Su actuación seguirá siendo evaluada, como en el caso de todos los jueces de silla a lo largo del torneo“, prosiguió.

En un primer momento, la organización había emitido un comunicado el miércoles negando que el árbitro hubiera arengado al jugador.

Lahyani estaba preocupado porque Kyrgios pudiera necesitar atención médica. Lahyani le dijo a Kyrgios que si se sentía enfermo el torneo podía ofrecerle atención médica. También le informó que si su falta de interés por el partido continuaba, como árbitro, podría tomar medidas”, explicó entonces.

Kyrgios había perdido el primer set 4-6 y cedía también en el segundo 2-5 mostrando un gran desinterés antes de que Lahyani perdiera la paciencia y fuera a hablar con él.

“Quiero ayudarte (…) Este no eres tú“, pudo escucharse por encima de las voces del público, que incluso había abandonado las gradas ante la desgana del oceánico.

Kyrgios, un polémico jugador, oyó sus palabras sentado en su silla, cabizbajo, con las manos en su cabeza e intentando refrescarse por el calor extremo que asolaba las pistas duras de Flushing Meadows, en Nueva York.

La charla de Lahyani pareció surtir efecto ya que un reforzado Kyrgios dejó de deambular por la pista y acabó ganando la segunda manga 7-6 (8/6), así como las dos siguientes por 6-3 y 6-0.

“No ocurrirá de nuevo”

Sin embargo, el jugador negó que hubiera tenido alguna relevancia, visiblemente molesto.

No, para nada (no influyó). No es la primera vez. No me afectó nada. Me dijo que no daba buena imagen para el deporte, yo lo sabía, ni siquiera estaba escuchándole. Pero no me ayudó para nada”, comentó.

“Es ridículo, no estaba haciendo de entrenador (…) No me podría importar menos (si se lo hubiera dicho a mi rival)“, añadió.

El suizo Roger Federer, próximo rival de Kyrgios en tercera ronda, también criticó la actuación de Lahyani al considerar que “no es el papel del árbitro bajar de su silla. Estuvo ahí demasiado tiempo. Tuvo una conversación y las conversaciones pueden cambiar la mentalidad (de un jugador)”.

Sin embargo, el ex número uno de la ATP y cinco veces campeón del Abierto de Estados Unidos se mostró convencido de que no volverá a pasar… al menos en esta edición del torneo.

“No ocurrirá de nuevo”, sentenció.