Nuevo coach de Garín: “No temo fracasar con él, me encantaría llevarlo al top 100”

El argentino Andrés Schneiter, nuevo entrenador del chileno, se siente motivado con el desafío de ordenarlo mentalmente y llevarlo a la élite.

Justo cuando en Chile todos elogian y hablan de Nicolás Jarry (44° del orbe) por su espectacular momento y por ingresar al top 50 del ranking ATP, otro tenista nacional como Christian Garín (159°) se juega todas sus fichas para hacer su despegue definitivo en el circuito, al contratar como nuevo coach -tras su separación con el entrenador criollo Horacio Matta-, al argentino Andrés Schneiter (42 años), de un carácter muy fuerte y quien ya trabajó con chilenos como Nicolás Massú, Paul Capdeville y Bastián Malla.

El trasandino, ex 62 en dobles, ganador de dos títulos en esa modalidad y conocido por llevar al top ten y la final de Roland Garros 2005 a su compatriota Mariano Puerta (además de dirigir a Franco Squillari y Agustín Calleri), confiesa en diálogo con ATON Chile que no le teme al desafío de conducir a un Garín del que reconoce que “su gran problema es la parte mental” . 

“A Christian lo conozco hace mucho años, porque estuve trabajando hace bastante en Chile con Massú, Capdeville y con el chico Malla. Y en Wimbledon me comentó que estaba sin entrenador, que le interesaba trabajar conmigo, pero decidimos postergarlo porque yo estoy con Juan Ignacio Londero (lo tiene 122° y comenzó el año 362°) y nos tocaba jugar en contra en primera vuelta de la qualy. Así que ahora él entró a formar un equipo con nosotros y lo veo con muchas ganas, bien en lo profesional, nutricional, parte física y otros factores que no venía haciendo“, dice el “Gringo”, tras culminar en Buenos Aires uno de los entrenamientos con el nacido en Arica con miras a las clasificaciones del US Open, último Grand Slam de la temporada.

Sobre el por qué cree que el “Tanque”, a pesar de tener grandes condiciones, no ha podido dar el gran salto en su carrera, sostiene: “Creo que su gran problema es la parte mental. Yo en eso trabajo muy bien, es en lo que más me destaco, por eso creo que le puedo dar una muy buena ayuda”. 

En esa misma línea, añade: “En los últimos años estuve con ocho jugadores que se han metido entre los 100 mejores del mundo conmigo. Doy una manera de trabajar donde ayudo bastante en la parte mental, que el jugador se ordene bien dentro de la cancha y fuera. Eso debe haber convencido a Christian para venir a trabajar conmigo. También, por lo poco que he hablado con él, me parece que quería venir un poco al lado de Chile. Entonces, trabajar en Argentina es una de las mejores opciones que tienes, porque hay muchos jugadores para entrenar, no sólo argentinos. De hecho, esta semana tengo cinco entrenamientos con cinco jugadores entre el 40 y 120 del mundo, cosa que se puede conseguir en Buenos Aires y Barcelona”.

Además, no desconoce la gran rotación de entrenadores del criollo en los últimos años. ¿Cree que sea un jugador difícil de llevar y que tengan algún roce?, el “Gringo” responde: “Puede ser que él tenga un carácter fuerte. Por ahora me parece que es un chico excelente. Por la forma de manejar la frustración, las presiones, tal vez él las descarga más por el lado de un entrenador. También quizás esa ansiedad por jugar tan bien y por estar tan rápido allá arriba es la que lo lleva a los cambios de entrenadores, a no mantener un patrón de juego constantemente y a perder rápido el equilibrio mental”. 

Me encantaría llevarlo al top 100, es un desafío importante ya que ha pasado por tantos entrenadores. Si lo llegamos a conseguir sería un muy buen logro tanto para mí como para él”, agrega Schneiter, para luego dejar en claro que no tiene miedo a fracasar ni que su vínculo con Garín no sea aprovechado, como le pasó al chileno con la Academia de Rafael Nadal. “No tengo temor, tengo clara la forma de trabajar, será cuestión de tiempo. Christian tiene todo el tenis y potencial para ir metiéndose. Me hago cargo de los desafíos”, avisa.

Por último, sobre los recuerdos que tiene de Massú, Capdeville, dice: “De ‘Nico’ no se puede decir nada, con todo lo que ha logrado, es una excelente persona y excelente trabajador. De Paul lo mismo. Tal vez en Chile no era el más visto al nivel que querían, teniendo al ‘Chino’ Ríos y después a Massú y González, pero lo que logró Paul fue excelente. El tenis chileno siempre ha estado allá arriba. Ahora tienen a Jarry que cada día se está afianzando más y en uno o dos años va a estar entre los mejores 20 del mundo”.