Terrible: Jugador nigeriano sufrió el secuestro de su padre previo al partido con Argentina

El futbolista reveló que sufrió un episodio fuertemente traumático previo al decisivo duelo frente a los trasandinos.

John Obi Mikel sufrió una verdadera pesadilla en pleno Mundial de Rusia, y es que mientras él y Nigeria buscaban clasificar a octavos de final, su padre luchaba por su vida tras ser secuestrado.

Cuando el jugador se trasladaba en bus con sus compañeros hacia el estadio, recibió un llamado cuatro horas antes del partido. Quien le habló le dijo que su padre había sido raptado, y le advirtió de que si lo contaba públicamente lo mataría.

Recibí una llamada antes del inicio del partido. Me dijeron que matarían instantáneamente a mi padre si informaba a las autoridades o se lo contaba a alguien“, expresó el futbolista en una entrevista con The Guardian.

A ello agregó que “sólo un círculo muy reducido de mis amigos lo sabía. Tampoco quería discutirlo con el entrenador, porque no quería que mi problema se convirtiera en una distracción para él o para el resto del equipo antes de un partido tan importante. Por mucho que quisiera discutirlo con el entrenador, no pude”.

Obi Mikel guardó silencio y decidió jugar en el duelo de su selección, el cual finalizó en derrota 2-1 frentea los trasandinos.

“Jugué mientras mi padre estaba en manos de bandidos. Tuve que suprimir el trauma. Estaba emocionalmente angustiado y tuve que tomar una decisión sobre si estaba mentalmente listo para jugar. Estaba confundido. No sabía qué hacer, pero al final supe que no podía dejar tirados a 180 millones de nigerianos. Tuve que apartarlo de mi cabeza e ir a representar a mi país primero”, detalló.

El padre del jugador fue liberado el lunes pasado tras el pago de 24 mil euros pedidos por el secuestrador.