Kai Horwitz terminó experiencia olímpica sin poder terminar ninguna prueba

El esquiador chileno no pudo terminar la primera de las dos bajadas de la prueba de eslalon, en Pyeongchang 2018.

El chileno Kai Horwitz, que se había salido el domingo de la pista en la segunda manga del gigante de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018, volvió a tener una experiencia parecida este jueves en el eslalon sin poder terminar la primera de las dos bajadas.

Obviamente estoy decepcionado. Tampoco sabía qué esperar este día. Me estaba costando mucho el entrenamiento. Traté de esquiar lo mejor que pude y tengo mucho que trabajar en eslalon”, señaló el chileno.

El joven Horwitz, de 19 años, único representante nacional en la disciplina técnica, marcaba un tiempo de 9,47 segundos más lento que el esquiador más rápido de la primera manga, el noruego Henrik Kristoffersen, en el segundo punto intermedio cronometrado, último registro antes de su salida de pista.

“Ahora tengo que seguir trabajando. Me falta bastante para llegar donde quiero llegar”, insistió, contrariado, el chileno, que disputó solo la prueba ya que su primo, Henrik von Appen, que estaba inscrito, no la corrió.

Con su juventud, en su mente está tener una mejor participación dentro de cuatro años en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022.

“La idea es empezar ahora de cero de cara a los Juegos de Pekín”, explicó.

BONITA EXPERIENCIA HUMANA

Horwitz, insatisfecho lógicamente con su experiencia deportiva, prefirió sacar un análisis positivo de su experiencia olímpico a nivel humano.

“Fue una experiencia muy bonita en ese sentido. Es entretenido ver todos estos deportes, ver que los mejores son gente normal”, dijo.

“Uno piensa que son supermanes, pero duermen, comen, van al baño, igual que todos. Se ríen y hacen lo mismo que hace uno”, señaló el chileno.

De lo único que se lamentó el joven fue de la falta de ambiente en las pruebas de esquí alpino de los Juegos Olímpicos.

“Las Villas Olímpicas son bonitas, la comida es buena. Tal vez faltó un poco de público en los eventos de esquí alpino. A la gente de Corea del Sur no sé si le gusta el esquí alpino. Me gustaría ver una olimpiadas en un lugar más de invierno”, criticó.