Jugador de curling ruso es declarado culpable de dopaje y pierde su medalla

Esta sanción no supone una sorpresa, ya que el propio deportista confirmó el positivo, aunque negó haberse dopado conscientemente.

El jugador ruso de curling bajo bandera olímpica Alexander Krushelnitsky, que dio positivo por Meldonium, fue reconocido culpable de violación de las reglas antidopaje y fue despojado de la medalla de bronce ganada en el doble mixto junto a su mujer, anunció este jueves el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

Esta sanción no supone una sorpresa, ya que el propio deportista confirmó el positivo, aunque negó haberse dopado conscientemente. El bronce ganado junto a su esposa Anastasia Bryzgalova irá en principio a Noruega, inicialmente 4ª, pero el caso está ahora en manos del Comité Olímpico Internacional y de la Federación Internacional de Curling, precisa el comunicado del TAS.

La decisión del TAS se produce un poco después de que la audiencia del caso, inicialmente prevista para este jueves, fuese anulada a petición de todas las partes, a saber, el propio deportista, el Comité Olímpico Internacional (COI), así como la Federación Internacional de Curling (WCF)

Este caso de dopaje será abordado por la Comisión ejecutiva del COI, que debe decidir el levantamiento o no de la suspensión del Comité Olímpico ruso (ROC).

El sistema de dopaje institucionalizado puesto en marcha en Rusia llevó el pasado 5 de diciembre a la suspensión del ROC. Los deportistas rusos sólo pudieron participar en estos Juegos de Invierno mediante invitación, cumpliendo una serie de estrictos requisitos, y bajo bandera olímpica. En total fueron 168 los deportistas rusos autorizados.

El miércoles, una fuente próxima al dossier había anunciado a la AFP que una multa de 15 millones de dólares (12,3 millones de euros), infligida al ROC en el momento de su suspensión, había sido pagada, una de las condiciones para el eventual levantamiento de la suspensión.

Si es levantada la suspensión del ROC, los deportistas rusos podrán desfilar detrás de la bandera rusa durante la ceremonia de clausura de los Juegos el 25 de febrero.