Crónica: La presencia latinoamericana fue creciendo en la historia de los Juegos de Invierno

Poco a poco nuestro continente ha ido escalando en su rendimiento en los Juegos, y buscará mejorar sus logros en Pyeongchang.

Los países latinoamericanos siempre tuvieron una presencia testimonial en los Juegos Olímpicos de Invierno, cuya vigesimotercera edición comenzó ayer 9 de febrero en la ciudad surcoreana de Pyeongchang, y sólo Argentina y Chile han participado con más asiduidad.

A falta de medallas, Brasil con un noveno puesto, Chile, con un undécimo, y Argentina, con un decimosexto, pueden presumir de tener el mejor palmarés en unos Juegos de Invierno entre los países latinoamericanos.

Argentina participa en los Juegos de Invierno en pruebas de esquí desde 1948, aunque estuvo en la primera edición, Chamonix-1924, compitiendo en patinaje sobre hielo.

Los argentinos sólo faltaron en 1956 en Cortina D’Ampezzo, adonde regresó precisamente la llama olímpica cincuenta años después, camino de Turín.

El mejor resultado de Argentina, que cuenta con buen número de adeptos al esquí sobre todo en la zona andina, fue un 16º puesto de Osvaldo Ancinas en eslalon en Squaw Valley-1960.

Chile intentará igualar en Sochi su mejor resultado en unos Juegos Olímpicos de Invierno: el ya legendario undécimo lugar en la combinada de Nagano-98 que consiguió Thomas Grob. 

La presencia de Brasil en los Juegos de Invierno es más reciente: estuvo representada por primera vez en Albertville-1992.

En Turín-2006, llegó el mejor resultado brasileño y latinoamericano, gracias a Isabel Clark, que obtuvo un noveno puesto en snowboardercross. 

Venezuela participó por primera vez en unos Juegos Olímpicos de Invierno en Nagano 1998, con Iginia Boccalandro, entonces de 41 años, eliminada tras una estrepitosa caída en su segundo recorrido de la prueba de clasificación de luge.

México, que contó en las seis últimas ediciones con Hubertus de Hohenlohe en esquí alpino, llega a Pyeongchang con un récord de cuatro participantes.

La representación latinoamericana comenzó a hacerse sentir a partir de Turín-2006, con emotivas historias de superación personal.

Emotivas historias en Turín-2006

Werner Hoeger, un catedrático universitario de 52 años, fue el único venezolano y terminó 32 de 36 participantes en luge individual.

Otro latinoamericano que superó todos los obstáculos en Turín fue el costarricense Arturo Kinch, presidente y único miembro de su federación de 49 años, que terminó segundo, pero por el final en los 15 km de esquí de fondo.

En Vancouver hubo una representación de 20 atletas de la región, que tuvo pobres actuaciones en las cuatro disciplinas en que participaron.

Perú debutó en Juegos de Invierno con los hermanos Manfred y Ornella Oettl Reyes en el esquí alpino y nacidos en Alemania, y el especialista de esquí de fondo Roberto Carcelén, residente en Estados Unidos.

Colombia también hizo su debut olímpico en Juegos invernales gracias a la esquiadora Cynthia Denzler.

En Sochi-2014 hubo una treintena de participantes latinoamericanos, siendo Brasil el más nutrido, con 13 representantes.

El mejor resultado lo obtuvo la chilena Dominique Ohaco, con su decimotercer puesto, en una prueba en la que la paraguaya Julia Marino, criada en Estados Unidos, ocupó el lugar 17 en la primera participación del país guaraní en unos Juegos de Invierno.

Aunque el protagonista latinoamericano en Sochi, además del aristócrata Hubertus de Honhenlohe, que representó a México por sexta vez con 55 años, fue el peruano Roberto Carcelén, que corrió los 15 km de esquí de fondo con dos costillas rotas en un entrenamiento, pudiendo llegar al final, en la última posición de la prueba.

En Pyeongchang se superará el récord de número de atletas latinoamericanos en unos Juegos, con 33 atletas.

Paraguay, Perú y Venezuela, presente en Sochi, no estarán en Corea del Sur, pero Colombia, que antes sólo había contado con una participante en Vancouver-2010, tendrá cuatro en Pyeongchang, igual que México.

Por su parte, Bolivia, con dos representantes, vuelve a unos Juegos de Invierno después de 26 años, y Ecuador, con uno, debuta en el evento.