El caso de un joven rumano que quiere llegar a la NBA: Mide 2,31 metros

Pese a la gran altura de Robert Bobroczky, los exámenes médicos descartaron que tuviera una enfermedad y el síndrome de Marfan, condición genética que puede ocasionar complejos problemas cardíacos.

Durante esta jornada se dio a conocer el increíble caso del rumano Robert Bobroczky, un joven de 17 años que mide 2,31 metros y cuyo sueño es jugar en la NBA.

Su altura le ha provocado una escoliosis que le trajo problemas de cadera y espalda, pero sigue soñando en el baloncesto juvenil en Estados Unidos, tras integrarse al Instituto Spire de Ohio.

Entre las anécdotas que cuenta el adolescente es que, para dormir, a la cama le suma dos maletas y una almohada en la parte superior para sostener sus pies. Le gustan las películas de terror, juega NBA 2k y aprendió a tocar el piano mirando tutoriales en Youtube. Asimismo señala que sus pantalones deben ser pedidos por encargo y utiliza camisas XXXXXL. 

Su padre Zsigmond mide 2,17 metros y es un exbasquetbolista, mientras que su madre Brunilda mide 1,90 metros y es una exvoleibolista.

Cabe señalar que los exámenes médicos descartaron que el joven tuviera una enfermedad y el síndrome de Marfan, condición genética que puede ocasionar complejos problemas cardíacos.