Investigación sobre un giro sospechoso de Blatter al patrón del fútbol austríaco

"Investigamos unos alegatos según los cuales responsables de la ÖFB habrían percibido 100.000 dólares de parte de responsables de la FIFA en el marco de la elección del presidente de la FIFA", indicó la fiscalía en un comunicado a la AFP.

La fiscalía anticorrupción de Viena confirmó haber abierto una investigación por corrupción contra el patrón de la Federación Austríaca de Fútbol (ÖFB), Leo Windtner, tras un giro sospechoso de dinero efectuado por el expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, en 2015.

“Investigamos unos alegatos según las cuales responsables de la ÖFB habrían percibido 100.000 dólares de parte de responsables de la FIFA en el marco de la elección del presidente de la FIFA”, indicó la fiscalía en un comunicado a la AFP, confirmando informaciones de prensa.

Las investigaciones se centran en “sospechas de malversaciones y de corrupción“, precisó la fiscalía.

Según los sitios especializados austríacos Addendum y 90minuten.at, que revelaron la apertura de este proceso, la suma había sido girada a principios de 2015 a una fundación dirigida por la mujer de Windtner. “El dinero debía ir a una academia africana de fútbol para jóvenes talentos”, confirmó la fiscalía.

La investigación fue abierta en 2017 tras una denuncia de una asociación deportiva local austríaca, que se estimó “desfavorecida” en la repartición de subvenciones, según esta fuente.

El dinero en un primer momento fue girado por error por la FIFA a la ÖFB. Esta última lo había rechazado, señalando no estar implicada en el proyecto africano. Windtner había insistido para que se hiciera el giro directamente a la fundación de su esposa, según Addendum y 90minuten.at.

Leo Windtner, de 67 años, está al frente del fútbol austríaco desde 2008. En mayo de 2015, votó contra la reelección de Blatter para un quinto mandato al frente de la FIFA, prefiriendo a su rival, el príncipe Ali.

En un comunicado, Windtner señaló no tener “nada que reprocharme”, añadiendo que afronta “serenamente” el procedimiento en curso.

No prometí nada a Blatter, ni tomé ningún compromiso”, declaró, subrayando que la decisión de no votar al suizo había sido tomada “por unanimidad en la directiva de la ÖFB”.

“Recuerdo ese caso, pero no hay nada de ilegal”, reaccionó Blatter en un comunicado enviado a la AFP.

Minado por las acusaciones de corrupción, Blatter, de 81 años, tuvo finalmente que renunciar a su puesto tras su reelección. Fue suspendido en diciembre de 2015 por la justicia interna de la FIFA (8 años reducidos a 6 en apelación) por un pago controvertido de 1,8 millones de euros a Michel Platini.