Las sanciones que arriesga la ANFP de parte del Servicio de Impuestos Internos por el “Caso Facturas”

El máximo organismo regidor del balompié nacional emitió facturas a nombre de la institución en la compra de pasajes para familiares de los directivos, lo que según expertos tributarios le podría significar una costosa multa.

La semana pasada, un reportaje evidenció la emisión inadecuada de facturas por parte de la ANFP, ya que se reveló que algunos directivos, entre los que se encontraba el presidente Arturo Salah, emitía facturas por pasajes para los familiares de los mismos.

Las mayores dudas que surgieron sobre este tema tenían relación con la legalidad de estos hechos. En Triunfo conversamos con un experto tributario quien explicó las implicancias de estas acciones.

“Lo grave del asunto es que se supone que una organización como la ANFP, así como cualquier empresa, está sujeta a ciertas reglas para las deducciones que pueda hacer con las rentas que genera, para efectos de los gastos que puede deducir como tales. Para que una empresa pueda deducir como gasto un desembolso, representado por una factura, ese desembolso tiene que tener vinculación con el giro de la empresa”, explica Francisco Sepúlveda, Director del Magíster Tributario de la Universidad Mayor.

El académico agrega que “en el fondo, tenemos que estar hablando de gastos que se vinculan con las actividades propias de la ANFP. Los pasajes del presidente Arturo Salah, si son para hacer gestiones de la ANFP, no hay ningún problema, así como los pasajes y gastos de alojamiento de cualquier funcionario del organismo que desarrolle cualquier actividad propia de la ANFP. En ese sentido, si la ANFP paga pasajes de la señora de Arturo Salah, en el fondo lo que está haciendo es incurrir en un gasto que no es propio de su giro, y como tal eso tiene dos posibles sanciones”.

“La primera y la más usual es que si el Servicio de Impuestos Internos (SII) revisa el resultado de la ANFP, ese gasto va a tener el carácter de gasto rechazado, lo que al final del día implica que se va a pagar un impuesto castigo, por decirlo así, por haber gastado plata de la empresa en gastos que no son vinculados con el giro. Ese impuesto puede ser de hasta el 40% y está en el artículo 21 de la Ley de Renta. Lo común es que si esto se revisa por el SII no se le dé el tratamiento de delito tributario, se le va a castigar a la ANFP con un impuesto por haber gastado plata en cuestiones que no eran propias de su giro”, exlica Sepúlveda.

“Ahora, la declaración de renta que se hace en abril tiene que ser fidedigna, y si tú en esa declaración pone gastos que no son propios de tu giro, ahí podríamos discutir si la declaración de renta ha sido maliciosamente falsa, y en ese sentido podríamos entrar a la discusión de si es o no un delito tributario. Pero el SII raramente hace eso, lo que hacen normalmente es rechazar ese tipo de gastos y exigir un 40% de impuesto extra como castigo. No creo que nadie se vaya preso por esto”, indica el abogado.

En su defensa, Salah argumentó que el hecho de viajar con su señora corresponde a una acción común que realizan los presidentes de las federaciones al momento de asistir a eventos oficiales. Sobre este punto, Sepúlveda afirmó que “en la Ley de Renta se señala expresamente que uno de los requisitos para que un gasto sea deducible como tal es que esté comprendido o vinculado dentro del giro de la empresa, con el desarrollo de actividades que son propios del giro de la empresa. Uno podría alegar que es costumbre, pero si tu me preguntas a mí, yo creo que ese gasto no entra en esa categoría”.