Márquez gana en Australia y queda a un paso del título mundial en el MotoGP

El Español aventaja ahora por 33 puntos al italiano Andrea Dovizioso, cuando sólo restan 50 unidades por disputarse.

El español Marc Márquez acaricia su cuarta corona mundial en la categoría reina después de imponerse este domingo en el Gran Premio de Australia en una carrera en la que su rival, el italiano Andrea Dovizioso, sólo fue 13º.

Undécimo en salida, ‘Dovi’ bajó al puesto 20 en la segunda vuelta, lo que le condenó a una laboriosa remontada para mantenerse con vida en el Mundial.

Márquez, que sumó su sexto triunfo de la temporada, cuenta ahora con 33 puntos de ventaja sobre Andrea Dovizioso en la clasificación general, cuando restan 50 en juego. Márquez podría pues proclamarse campeón en Sepang, en Malasia, y en todo caso le quedaría una última bala en casa, en Valencia, en el GP que pone fin a la temporada.

Ha sido una carrera increíble, creo que hemos ofrecido un gran espectáculo a los aficionados. Estoy muy contento porque sabía que hoy era un día importante”, se congratuló el ganador.

“Dovizioso tenía algunas dificultades este fin de semana, mientras que yo me he sentido realmente bien sobre la moto y tenía que sacar partido de ello”, añadió Márquez.

El piloto de Honda ha subido al podio en 9 de las últimas diez carreras.

Dovizioso, por contra, se mostró desconsolado. “La carrera de hoy fue una gran decepción y verdaderamente perdimos muchos puntos”.

En Phillip Island, Márquez sólo había completado la carrera en una de sus cuatro últimas presencias, y lo hizo para ganar en 2015.

Este fin de semana dominó de principio a fin, logrando la pole por cuarto año consecutivo, y después saliendo ganador de una lucha feroz con tres Yamaha.

Márquez libró una dura batalla con el italiano Valentino Rossi, el español Maverick Viñales, y el francés Johann Zarco, que cruzaron la línea de meta por este orden por debajo de los 2 segundos.

Con 50 puntos por detrás, Viñales, la gran sorpresa a principio de temporada, se queda definitivamente sin posibilidades de proclamarse campeón.