Bootcamp: La nueva manera de hacer deporte en grupo y al aire libre

La disciplina, que nace hace algunos años en Estados Unidos, surge como una alternativa para mantenerse en forma de manera distendida con compañeros de trabajo.

Como una manera de llevar el entrenamiento militar a ciudadanos comunes y corrientes nace en 1999 el bootcamp, una disciplina nueva en nuestro país que poco a poco va ganando adeptos.

El concepto es sencillo: una rutina de ejercicios al aire libre en grupo, que surge como una buena alternativa para que las empresas distraigan y a su vez mantengan en buena forma a sus trabajadores.

Según sus promotores, la actividad contribuye a la comunicación e inclusión social de todos los que participan de ella. Consiste en un trabajo en equipo y de superación personal, que fundamentalmente pretende que la persona que lo practica conozca sus límites y se vaya superando día a día.

“Esto tiene un origen militar. La primera preparación física que se ha hecho en la historia fue con fines de defensa, por lo que se podría decir que es la más antigua de todas. Hace como 15 años atrás en Estados Unidos los militares empezaron a hacerle clases a los ciudadanos comunes y corrientes en equipo y al aire libre, en plazas y parques. Así nace el bootcamp”, cuenta a Triunfo José Miguel Péndola, coach de esta disciplina y dueño de Bootkamp, empresa pionera en el rubro.

El deportista agrega que “existe a nivel deportivo como disciplina, hay competencias y carreras bien grandes. Pero lo que es fitness existe hace mucho tiempo a nivel mundial, yo la hago hace nueve años acá en Chile. Tenemos varios lugares en la parte alta de Santiago que usamos para desarrollarla, nuestra idea obviamente igual es masificarlo y llevarlo a todas las plazas y parques de Santiago porque ocupamos los espacios comunes, con materiales reciclados y lo puede hacer cualquier persona”.

Sobre los clientes con los que trabaja, Péndola afirma que “tenemos empresas grandes, hemos trabajado con varios bancos. Somo parte de la rama deportiva del BCI, tenemos un grupo al que pasamos a buscar a la oficina y los llevamos a las plazas cercanas. Normalmente hacemos dos actividades al año, vamos al cerro San Cristóbal y hacemos lo mismo que en las plazas pero a nivel más outdoor. Trabajamos con empresas internacionales más que nada porque los empresarios chilenos todavía no entienden que si invierten en esto pueden mejorar el rendimiento de sus trabajadores”.