Juegos Olímpicos de 2024 y 2028: La nueva manera de elegir sedes

Para las ediciones posteriores a Tokyo 2020, el organismo definió que las candidatas París y Los Ángeles se repartirán las próximas dos versiones de la cita de los cinco anillos, algo bien visto entre los dirigentes y deportistas de nuestro país.

0
160

En un hecho inédito en la historia de los Juegos Olímpicos, el COI decidió esta semana que este año se se definirán en una sola votación a dos sedes que recibirán el evento de manera seguida.

París y Los Ángeles se presentaron como los únicos candidatos para la versión del 2024, que para los directivos son dos excelentes ciudades anfitrionas. Es por esto que se tomó la determinación de que quien pierda en la elección para la edición siguiente a Tokyo 2020, será la encargada de albergar la del año 2028.

“Estoy de acuerdo con esa decisión porque significa que hay menos gasto en campaña y en lobby. La dirigencia mundial está cambiando, esta tomando una mirada diferente sobre el desarrollo del deporte. Medidas como esta le dan más tiempo a los países para prepararse y eso siempre es bueno”, aseguró al respecto Pablo Squella, ministro del Deporte y exdeportista olímpico, que formó parte de la delegación chilena en Seúl 1988 y Barcelona 1992, en conversación con Triunfo.

Por su parte, la representante nacional en los juegos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 en tiro skeet, Francisca Crovetto aseguró que “no le veo nada de malo, si ambas ciudades presentaron sus candidaturas es porque están preparadas para recibirlos. Se ahorra tiempo y recursos en difusión por lo que me parece positivo”. 

La dirigenta del DAR agregó que “esta situación se podría repetir en nuestra región de parte de la ODEPA o de ODESUR pero hay que considerar que la producción de unos Juegos Olímpicos es mucho mayor que la de unos Sudamericanos”.

El presidente de la Federación Atlética de Chile, Juan Luis Cartes, aseguró en tanto que “hace mucho tiempo que el mundo de los negocios ha invadido el deporte como ha invadido a todos los aspectos de la vida. Los negocios y el deporte pueden ser compatibles en la medida que se establezca la ética que tiene que existir en estos casos. Aquí hay un tema con los sistema de gobierno que hay en las entidades deportivas, partiendo por los comités olímpicos nacionales, pasando por los internacionales y con la transparencia que tiene que haber al momento de elegir las sedes”.

El dirigente de todas formas apuntó que “finalmente, las grandes marcas y las grandes corporaciones económicas son las que sustentan el deporte, y ¿dónde le interesa mostrarse a las grandes marcas? en los mercados más grandes. También hay un tema de infraestructura, de apoyo de los gobiernos, de lobby. Los países ven las ganancias reales que tienen por organizar estos eventos, y también en lo deportivo hay incidencias al tener la localía”.