Javier Frelijj, seleccionado de handball: “En Chile hay que pagar para jugar”

El porteño, integrante del combinado nacional de balonmano, conversó con Triunfo sobre el desarrollo y auge que ha tenido la disciplina estos últimos años en nuestro país.

Hace varios años ya que el handball en nuestro país está dando que hablar. Desde la histórica clasificación al mundial de la disciplina el año 2011, la Selección Chilena de balonmano ha tenido destacadas participaciones a nivel internacional, obteniendo podios en los últimos Panamericanos y participaciones consecutivas en las citas planetarias.

Aún así, para jugadores como Javier Frelijj el nivel de nuestro país esta todavía lejos de las grandes potencias. “El nivel en Chile aún es amateur. Todo se basa en lo que hace cada jugador, que es contratar un preparador físico, pagarse un gimnasio, pagarle a un club para poder arrendar la cancha, compra los implementos, etc. A fin de cuentas en Chile hay que pagar para poder jugar”, afirmó el porteño a Triunfo.

De todas formas, Frelijj afirma que por suerte en el combinado nacional existen igualmente deportistas que se encuentran jugando en Europa a un nivel mucho mayor.

“Hay jugadores de exportación que juegan afuera, en la Segunda División o en la de Honor de España, en Francia, Suiza, Alemania y así. Ellos son otra cosa, están a otro nivel. Desde niños se nota que son buenos y si tienen las herramientas para partir se les da más fácil y pueden competir en ligas europeas”, afirmó.

Éste año la Selección Chilena obtuvo una histórica victoria sobre Bielorrusia en el Mundial de Francia de la mano del entrenador y exjugador español campeón del mundo, Mateo Garralda, la primera de la “Roja” en una cita planetaria. Frelijj formó parte de ese equipo, que consolidó con ese triunfo el trabajo que hace años lleva realizando el combinado nacional.

– ¿Cree que la clasificación al Mundial de Suecia 2011 marcó un antes y un después en el handball chileno?

Creo que ir al Mundial del 2011 fue un premio para los compañeros, que después de tantos años aguantando cosas se les dio la oportunidad de ir a un mundial. Fue una buena camada. Pero con el pasar del tiempo a esa buena camada se le fue sumando más gente, el deporte se ha hecho más popular y es más la cantidad de gente que lo practica, por ende al haber más gente jugando hay más posibilidades de recibir jugadores buenos y de exportarlos, lo que sube el nivel de la selección. Ya no está tan desordenada la cosa dentro de la federación, es mucho más serio todo, han traído entrenadores de mayor calibre y los resultados que se han obtenido han sido netamente porque vamos teniendo cosas nuevas y por ende podemos aspirar a un poquito más.

-¿Ha habido una mayor promoción de la disciplina después de ese Mundial?

Tampoco ha sido que se ha promovido más el handball, sino que netamente se dio que la camada empezó a tener buenos resultados, se sumaron más jugadores y así se ha mantenido el nivel. Lo bueno es que no ha sido solo un hecho puntual sino que durante los años se ha mantenido el mismo nivel. El trabajo se toma más en serio.

-¿Qué opinión tiene del trabajo realizado por el técnico español Mateo Garralda?

Haciendo una comparación con el fútbol, es como si a un equipo de barrio lo vaya a entrenar Xavi Hernández, que fue campeón del mundo. En este caso es lo mismo, Mateo es campeón del mundo, fue el mejor en su posición durante mucho tiempo, y que te entrene alguien así te motiva mucho porque el tipo sabe, estuvo en la cancha como jugador y todos los datos tácticos que te da él los vivió.

-¿Qué aspectos habría que mejorar para que suba aún más el nivel de handball en nuestro país?

El problema que hay en Chile es que no se apoya la construcción de un logro, sino que te apoyan una vez que lo obtienes. Y no pasa solo en el balonmano sino que pasa con la mayoría de los deportes que son desconocidos. Por ejemplo, la gimnasia estuvo botada muchos años hasta que llegó Tomás González, quien tuvo logros y ahí todos comenzaron a pescar la gimnasia. Con el balonmano es lo mismo, nadie lo conocía hasta que comenzó a ser más noticia y se empezó a hacer más conocido. Ese es el problema, a los deportes hay que apoyarlos desde el inicio.

-Por último, ¿qué opciones ve de que la Selección Chilena pueda acceder por primera vez a unos Juegos Olímpicos?

Este proceso que se está dando partió super bien. Con Mateo se logró una plata histórica en el Panamericano del año pasado, así como también un histórico puesto en el Mundial de este año en donde logró la primera victoria sobre un equipo europeo. Las cosas se han hecho bien, ahora empieza la preparación para el Panamericano de la especialidad que se hará el próximo año en Groenlandia, y de ahí empezar a sortear etapas para llegar a Lima (a los próximos Juegos Panamericanos que entrega cupos a los JJ.OO.). Es lo que planteó Mateo, en Lima tienen que estar todos en sus mejores capacidades porque si en el pasado Panamericano de Toronto tuvimos la chance como para poder adquirir una plaza olímpica directa, creo que ahora están las mismas posibilidades y más. Esta instancia se da porque nos estamos nivelando  con las potencias como Argentina y Brasil, ya no es tan desequilibrante el nivel de ellos, son mucho más accesibles.