La broma de los gemidos que circula en las redes sociales (sobre todo en Whatsapp) volvió a cobrar una nueva víctima en el ámbito del deporte. Esta vez fue en el mundo del tenis.
 
En la primera ronda del challenger de Sarasota (Estados Unidos) jugaban los locales Mitchell Krueger y Francis Tiafoe. El marcador era 6-3 y 3-2 para el segundo, cuando tuvo que detenerse antes de un servicio.
En un comienzo nadie entendía nada, pero luego se dieron cuenta que se estaban escuchando los gemidos provenientes desde las tribunas. Ambos deportistas sólo atinaron a reír.

Se reanudaron las acciones y nuevamente aparecieron los ruidos. Ahí Tiafoe gritó “no puede ser tan bueno”, generando una ola de carcajadas del público asistente.

Tras el partido Krueger le escribió en Twitter a su rival: “Hey, Francis Tiafoe, ¿estamos a punto de convertirnos en un fenómeno viral?”.