La derrota de Universidad de Chile frente a Corinthians en el Arena Sao Paulo, por la primera ronda de la Copa Sudamericana, estuvo marcada por los desmanes protagonizados por fanáticos azules, quienes fueron detenidos y desalojados del recinto por la policía brasileña.

Son 24 los hinchas que se encuentran recluidos en la ciudad paulista y este viernes pasarán a la audiencia, debido a que la justicia los acusa de daño a la propiedad privada, desacato a la autoridad y asociación ilícita.

Y por este último cargo, los adeptos de la ‘U’ arriesgan una pena de tres años, según consigna El Mercurio.

“Ese es un delito más grave. Acá en Brasil, el Ministerio Público ha castigado fuertemente a los barristas organizados. Si se prueban esos cargos, la sanción puede ir de uno a tres años de cárcel”, explicó el abogado paulista, Moroni Morgado, al matutino.

“En el caso del daño a la propiedad privada, la pena va de uno a seis meses, y el desacato tiene una sanción de seis meses a dos años de cárcel”, añadió.