Tras la asamblea del Sifup que se desarrolló el lunes, y donde se reveló un escándalo por millonarios gastos sin justificar, Luis Pedro Figueroa fue uno de los que renunció a la actual directiva junto al cuestionado ex presidente del gremio de futbolistas, Carlos Soto.

Eso sí, el jugador de Colo Colo dejó en claro este miércoles que decidió dar un paso al costado durante la semana pasada y descartó estar involucrado en la polémica que remece al organismo.

“Nos juntamos con la actual directiva el martes pasado y todo lo que tuve que decir lo dije ahí, ya sea bien o mal. Yo renuncié el martes porque siento que no me aportan y siento que yo no aporto, no había aportado en nada”, reconoció el futbolista en diálogo con radio La Clave.

“Nadie me pidió que me saliera, yo lo hice antes que hablaran de los temas complicados. Lo hice porque no les voy a servir, yo decido no seguir porque no estaba con la gente que yo estuve. Sale mi imagen porque yo renuncio y justo coincide por el tema de la asamblea, pero yo no me fui porque hay un escándalo o porque me hayan pedido la renuncia. Ahora decido hablar para cuidar a mi familia. No me puedo perseguir por algo en lo que no tengo responsabilidad. Me preocupa que digan algo que no soy, descanso con la verdad”, complementó.

Por último, Figueroa se refirió a las donaciones que recibió la iglesia Casa Estudio Bíblico, que es presidida por Julio Pastén, extesorero del Sifup, y a la que el jugador de los albos también pertenece: “No tenía ese conocimiento y tuve que explicarlo en el plantel, porque somos muchos los que compartimos la fe. Esperemos que se aclare lo más posible”.