Cobreloa lo pasa cada día peor. Parecía que luego de concretarse su descenso a la serie B terminarían las pesadillas, pero lo cierto es que sólo fue el comienzo del caos. El equipo naranja ha tenido vaivenes en su rendimiento futbolístico estas últimas temporadas y no ha podido levantarse deportivamente.

Hoy en día la crisis económica que sacude al club tuvo un nuevo episodio. El equipo sufrió un corte de agua por deudas en sus instalaciones, y su entrenador José Sulantay tuvo que conseguirse agua para regar por sí mismo el césped del estadio Luis Becerra, antes de la práctica de hoy, con miras al duelo de mañana con Santiago Morning.

“No hay agua, así que tuve la fortuna de encontrar una persona que conocí en 1992 y me prestó un camión con 40 mil litros. Yo mismo eché arena a la cancha y ahora estoy regando antes del entrenamiento“, reveló el DT, quien también se encarga de mantener el césped en su complejo deportivo ubicado en Coquimbo.

Esta situación no sólo afectó la cancha, sino que también a los jugadores, pues debieron ducharse en sus domicilios particulares ante la falta de servicio en camarines.

En relación a este escenario, Sulantay agregó que “lamentablemente tampoco nos han facilitado la cancha del estadio Municipal, así que hemos tenido que trabajar en estas condiciones. Es de esperar que se pueda mejorar la relación de toda la ciudad con el equipo, ya que de otra manera será imposible alcanzar las metas deportivas, sin el apoyo de Calama”.