Uno de los hombres que ha ocupado la agenda noticiosa deportiva de hoy ha sido Carlos Soto. Luego que se revelara la auditoría que arrojó 250 millones de pesos no justificados por el Sindicato de Futbolistas Profesionales entre 2015 y 2016, su expresidente declaró que renunció por este motivo.

La investigación, que expuso las supuestas irregularidades del Sifup, dio a conocer que hubo compras de ropa de dormir de mujer, otras en la tienda Zara por más de 2 millones de pesos, y de libros bíblicos por la misma cifra.

Respecto al tema, Soto afirmó que “fue una trampa, yo por eso renuncié. Me dijeron que me iban a cuidar, a proteger”.

Sobre la ropa de mujer, eso no es culpa nuestra, es un delantal para una señora que hace aseo”, expresó la exautoridad sindical en entrevista en Radio Sonar, agregando que lo de los libros se debió a que “por fe profesamos el cristianismo, y son libros que se le regalaban a los jugadores”.

En tanto, respecto a una donación a una Iglesia, Soto afirmó que “nos equivocamos”, además de confirmar que el dinero será devuelto.

De igual modo, declaró que la ropa de Zara se justificó en que “compramos 14 trajes para todos los que participamos de la entrega de premios de la ANFP. Lo mínimo era estar decentemente presentados”.