Santiago Wanderers no lo está pasando bien. Al mal rendimiento del club, que lo tiene cerca de puestos de descenso (está a cuatro puntos del colista Cobresal en la tabla acumulada), se habría sumado el despido de José Luis Muñoz. El delantero habría sido marginado luego de llegar el viernes a entrenar “bajo la influencia del alcohol”, según informa El Mercurio.

Según el medio, esto habría generado gran molestia en el resto del plantel, específicamente de los uruguayos Federico Pérez y Rodrigo Pastorini, quienes lo habrían encarado en el mismo momento de su llegada. Versión que se contrapone con la emitida por la dirigencia wanderina.

“Por la situación que actualmente vive el equipo, es esperable que exista un nerviosismo e inquietud en el plantel, y no sólo en sus jugadores. Efectivamente se produjo el jueves pasado un grado de fricción por opinión en la cual participó fundamentalmente José Luis Muñoz. Sin embargo, quiero descartar que se haya tratado de un acto de indisciplina“, declaró el vicepresidente del club, Miguel Bejide.

Además aseguró que aún no se ha llegado a una resolución respecto de la situación de Muñoz. “No es efectivo que el señor José Luis Muñoz se encuentre marginado, desafectado o separado del plantel de Santiago Wanderers. Toda esta situación que se rumorea va a ser analizada recién este lunes. El jugador incluso ha asistido a los entrenamientos y ha conversado con Eduardo Espinel”.

La dirigencia caturra anunció que este martes informará detalladamente sobre la situación del delantero en el equipo.