Pese a que la Selección Argentina se llevó los tres puntos en el encuentro de ayer ante Chile, que la tiene ubicada en el tercer puesto de la tabla de clasificatorias, una gran cantidad de rostros del mundo del deporte sacaron la voz para criticar el juego de la Albiceleste.

Uno de ellos fue el ex jugador y hoy comentarista deportivo, Diego Latorre, quien en su columna para el diario La Nación de Argentina escribió que “los tres puntos se quedaron en casa. Pero después de un partido que se acercó en exceso al ganar como sea, incluido un penal inventado”.

A ello agregó un análisis táctico en que acusó al seleccionado de refugiarse sin recurrir a una idea efectiva de contraataque, de carecer de profundidad en el juego, y llevar a cabo un partido lleno de inseguridad en todas sus líneas.

En relación a ello, concluyó que la victoria no pasó por mérito propio, sino porque “Chile careció de jerarquía para hacer valer en el área de enfrente su mejor fútbol. Pero demostró, otra vez, que está a la misma altura de la Argentina. Y esa es la peor noticia de la noche: que hoy por hoy cualquiera puede complicar a esta selección sin identidad, tan embarrada como el piso del Monumental”.

Otro que sacó la voz fue el famoso relator de Fox Sports y Radio Continental, Mariano Closs, quien durante el encuentro esbozó su total desacuerdo ante el juego del seleccionado trasandino con frases como “así no se puede seguir jugando, no se puede llegar muy lejos jugando de esta manera” y “Este equipo es inaplaudible, Argentina aguantó todo el segundo tiempo, no los últimos cinco minutos. ¿Qué equipo se defiende y no saca un contraataque?”.

Asimismo, apuntó gran parte de sus dardos contra el técnico Edgardo Bauza, para él, principal responsable de la mala actuación en Buenos Aires.

“Me cansó Bauza con los volantes, que la termine. Me cansó con todo lo que corren y nadie juega. La verdad, es cansador el esquema de Bauza. La selección no juega bien ni cinco minutos, desde que él la agarró. Y lo de hoy fue un bochorno futbolístico, tácticamente impresentable y en lo individual un fracaso también”, criticó Closs.